A Battle for the Crown

6 05 2015

This magazine published an article, almost three years now, by the same author on the rise of extremist parties in Europe and their destabilizing effects. That article argued that the main danger posed to the political system in Europe by such extremist formations was not so much their ability to reap votes – which although limited, is threatening – but rather their ability to prevent the major parties from reaping votes, condemning Europe to political fragmentation. That article was written before the emergence of the Bolivarian-supported Spanish ‘Podemos’, UKIP’s and Le Pen’s astonishing victories in the last European elections, the first turmoil caused by the anti-Islamic German platform ‘Pegida’ or Syriza’s victory in Greece. Now, with one day to go before the British general election of May 7th, it seems more obvious than ever before that Britain’s classic two-party system has broken down. The effects are not dramatic, especially since the way the British electoral system is devised favours the big guys – there is a reason why the two-party system is Britain’s system -, but they are alarming enough taking into account that this is one of the most equal elections of British history, in which no major party has a clear lead. In this context, and as the possibility of a hung parliament becomes more of a reality, more and more analysts and newspapers start accepting the word ‘coalition’ and ‘pacts’. However, after the traumatic experience of a Lib-Dem and Tory coalition that has hurt both parties provoking a leak of votes from the centre-left Liberals and a split in the Conservative camp, the precedents look gloomy enough as the cost of governing through alliances has become clear. An analysis of the broader picture is in order here.

If something marks the 2015 British general elections as special is not only the fact that the two-party system has broken down, but also the SNP’s astounding progress in Scotland scarcely less than half a year after their defeat in the Scottish referendum, and the irruption of UKIP in the Southeast. Labour’s debacle in Scotland is a serious threat to the party. If Labour could retain those 38 seats that it is giving away to the SNP, along with the 50 seats that it might win from both Lib-Dems and Conservatives, the party could easily achieve a majority. However, Nicola Sturgeon’s sweeping campaign has turned all the odds against Labour, that will not be able to compensate for such a disaster in the North. There obviously exists the possibility of a greater anti-Tory coalition between Labour, the SNP, and the Lib-Dems, which would render a government of 351 seats – the threshold for a majority is set at 326 seats. On the other hand, UKIP is playing its role in the Conservative decline. Despite the fact that not even Nigel Farage’s victory in Thanet can be taken for granted yet, and that UKIP gains might not amount to more than simply scrapping a few seats out of Tory hands, the emergence of UKIP has a contending party can affect the Tories’ hopes for reelection in a more indirect way: while the leftist vote has always been fragmented between the centrist option of the Lib-Dems and the Scottish option of the SNP, the Conservative Party has always been the only safe option for those that disagree with the left. Now, UKIP will fragment the Conservative vote in some constituencies, making it lose seats to Labour that otherwise they could have hold even if it was with a tiny percentage, or on the other hand, preventing it from winning other seats. Although UKIP’s projection is limited and still far from ‘national’, they contest the heartland of the Conservative party, making some seats that were otherwise safe look more perilous.

In the other end of the spectrum, the Greens do not seem like they will be able to protagonise a major breakthrough, even though opinion polls very early on the campaign predicted that they could become an annoyance for Labour. But if the Greens did ever, realistically, hold that chance, Natalie Bennett’s amateurish moves have sunk the party back into its Brighton seat. The Green’s leader staged some of the most ridiculous moments of the campaign, not being able to answer questions on radio and alleging having a bad cough the moment she was asked about where the money to finance her social housing projects would come from. She also provoked the media’s wrath by summoning all major journals to the publication of the Green’s manifesto for the 2015 election in a coffee shop, an event that lasted around 15 minutes and where the Greens gave no chance for questions. Now, even though their appeal among the youth and the student body might be more widespread than it was before, they will struggle to obtain a victory in their own stronghold.

The fragmentation might not seem as scary or dramatic as the opinion polls suggest due to the workings of the British electoral law. However, in an election marked by the tight position of both main parties, the result could be decided literally over a few constituencies, and the amount that the Greens, UKIP, and SNP might take away from the bigger parties is enough to justify an scenario in which political coalitions and pacts become a “must”. Already, ex-premier John Major and some members of the Conservative Party have been waving the option of a Labour-SNP coalition to woo away English Labour voters that might feel uncomfortable about a government’s red lines being dictated from Scotland, a claim that Ed Miliband was quick to deny as it was simoultaneously embraced by other members of his party.

But “coalition” is not a nice word in Britain. Not after the drain of votes that has affected both the Lib-Dems and the Conservatives during their stay in power. In fact, there are not many associates for such a project in either end of the spectrum. A coalition between the Conservatives and UKIP seems impossible: both parties are fighting for the same electorate, and have based their discourse on simply not being the other. Additionally, Nigel Farage understands the limitations of his own party, and that he will have much more to gain aiming for a radical opposition than suffering the centralizing effects that would follow his entrance in government. Besides, the most obvious, UKIP and Conservatives could not obtain a majority together. There are talks about the creation of a macro anti-Tory coalition on the other end between Labour, the SNP, and the Lib-Dems. This is highly unlikely equally, since the Lib-Dems base all their party strength on providing a leftist alternative other than Labour, more focused on students and the middle class. Besides, changing jackets after just being in a Conservative government for five years might not exactly be what their voters would expect.

There seems to be more of an understanding between the Scottish Nationalist Party and Labour, despite Miliband’s reiterated claims that there is no romance to be accountable for. Both parties share pretty straightforward leftist claims, as Miliband has made it clear that he has no desire to return to Blair’s New Labour. However, the publication of a pre-election arrangement between the SNP and Labour – or even of a tacit understanding – would imperil Labour’s progress in London: after all, Nicola Sturgeon’s party has made incredible inroads into Labour territory by brandishing itself as the working-class lash that will punish the cheeky and spendthrift financers of the south. London, despite being a Labour city, still cherishes its financial vocation, and a hypothetic understanding between Miliband and London’s worst enemy would play in the hand of their enemies. However, it all comes down to who will end up first in the race, since there is a third element that plays a role in each British election after the polling and the negotiating.

The Queen will have the duty to task the leader of the most voted party to form a government. Even though it might sound as not a crucial element in a democratic procedure, the implications of this tradition are substantial: if Labour gets a last-minute lead, the political context might allow for a tacit understanding with the SNP on social legislation that could help undo the Tories’ legacy without making Ed Miliband’s party go through the political embarrassment of formalizing a pact with the party that less than a year ago tried to break up the union. On the other hand, the Conservatives could attempt to form a minority government on the premise that the most crucial reforms were passed during the last five years, and accepting that time is on their side: as the economy recovers, their standing should rise along with the numbers. A minority Conservative government would have the legitimacy of being appointed according to all legal traditions, and would have the advantage of being more protected against a left-wing coalition, since the only way it could be debunked would be through a public Labour-SNP coalition, a move that might endanger Labour’s stance in London for the next decade while offering little chances of regaining its standing in London.

Finally, shy vote will play a volatile and crucial role in the election, as there is a reported 30% of Britons that are not exactly sure yet on who to vote. While shy vote has traditionally benefitted the Tories, as it did in John Major’s astounding victory against all odds in 1992, this time there might even be the possibility that shy vote out-Tories the Tories and provokes and unexpected improvement of UKIP’s fortunes.

The race is on its tightest just one day before the general elections, and whoever gains the lead will not be able to govern on its own. Coalitions and pacts are dirty words in a country where electors do take the pain to make their parties stick to their promises, and it has been costly for both Lib-Dems and Tories, while Labour might find a pact with the SNP a very uneasy device that would imperil its standing in London, a city that is still governed by a Conservative major. In the light of these circumstances, the most likely outcome would be a short Conservative victory that would be just enough to guarantee them a legal lead, on the expectation that both the Lib-Dems would not dare to pact with Labour, and that Labour would not risk its improved position by negotiating a humiliating pact with the SNP. That would give the Conservatives what they want most: Time.

Time is a precious resource in politics. The Conservatives have the privilege of having passed their key reforms in their previous legislature, and the current economic awakening of the United Kingdom might help improve their standing. But most importantly, it might bring the chance of a brighter not-so-far-away future: party politics are always important, and in all honesty, Cameron is not the charismatic leader that he promised three times to be. Whether he obtains the lead tomorrow or not, he has not really won either this election or the previous one: he simply has not lost.

The Conservative party has got plenty of talented politicians that could perfectly stand a chance against Ed Miliband or Labour in general: Boris Johnson, for example, managed to kidnap the world’s most buoyant city from Ken Russell, and ruled it for two consecutive terms. George Osborne, although widely hated among the Labour supporters, still projects an image of a capable economic reformer and a good speaker among many voters. And the Conservatives run for this election just after a term in government during which the party has been exposed to drain and exhaustion after heavy cuts were to be adopted. The party would not risk such precious assets on such a close fight. With Cameron on a close lead, the Tories can have the privilege of attempting a minority government even though consciously knowing that no major legislation would be passed during that term. Still, it would be enough to force Labour into an uncomfortable position: after not wining the golden chance, Ed Miliband – or hypothetical successor – cannot simply sit down blocking each piece of legislation or pacting with the SNP while the Tories claim to be saving the country from both economic ruin and disintegration.

In fact, the possibility of breaking up the government and the hung parliament at a right moment might seem attractive to the Conservatives provided that they get a lead tomorrow and that they are able to stand on their own with a minority government for long enough. If such scenario takes place, the Tories can simply wait until their fortunes improve, and then force a new election in which Cameron might have to step down as leader and give way to a more charismatic successor – after all, he simply has not won the elections -, a hypothetical successor that would both be able to leave behind the shadow of the crisis and the cuts by getting rid of Cameron, and the shadow of the Tories’ inability to obtain a majority by getting rid of Labour in a more favourable situation.

Back in 2012, there were symptoms that alternative – or even extremist – political options were ready to emerge and play a role across Europe. In fact, three years from the publication of the article The Strange Death of Liberal Europe, it is impossible not to realize to what extent the political panorama has changed. Even at the time, a victory of the UKIP or Front National in the European elections would have been astonishing, not to mention Syriza’s rise to power. Extremist options are not necessarily a danger in themselves, however: it is the weakening of the greater parties that imperils stability. Coalitions burn out the main parties and feed resentment. The public has never taken it very well that their representatives may go out of their way to please someone that they did not vote for. But the extremists are not the ones willing to pact. Minority governments across Europe are becoming a reality. It will be in Spain, where the centre-right Partido Popular will lose its majority, and it will happen in the United Kingdom. But the mere fact that this scenario will become a reality in the home of the two-party system speaks a lot about the destabilizing effects of this angry, unconventional vote.

In broader terms, minority governments might threaten economic recovery in the short run. As governments find themselves constrained in their capacity to react to changing situations – and there will still be a lot of volatility not only in the markets, but in the world – and pass legislation, Europe might become less of a daring and bold player in the international scene. With a minority government, any kind of small crisis increases the chance of a government falling. The reformist project that has ruled the European outlook since the start of the crisis in being highly contested and fought against. The disappearance of strong governments in the UK and Spain this year might be just enough to tilt the balance and argue for less strict vigilance measures in the budget of the countries. Even though there is no realistic chance of the UK leaving the European Union, claims will be made to revise the current policy. Weakened governments mean governments more sensitive to any unrest or scandal. It means a more vulnerable Europe and a threatened recovery.

Juan José Rivas





Charlie Hebdo, o la guerra que viene (08.01.2015)

8 01 2015

El terrorismo islamista ha vuelto a atacar el corazón mismo de Europa, asaltando la sede de la publicación francesa “Charlie Hebdo” y matando e hiriendo a varios de sus trabajadores y a los policías que la protegían. Este horrible acto ofrece varias lecturas y probablemente tendrá muchas repercusiones, que intentaremos analizar, si bien sea someramente dado que la inmediatez sólo permite análisis provisionales.

Ya en septiembre, esta asociación escribió en Ataque al corazón del ISIS (24.09.2014) que a medida que el ISIS perdiera terreno en el plano militar se centraría en llevar a cabo tácticas más puramente terroristas, abandonando gradualmente el combate militar convencional. En lo referente a la posibilidad de atentados terroristas en Occidente, GIN escribía por entonces: “También Occidente comienza a experimentar la activación de células terroristas dentro de sus propias fronteras, como es el caso de Australia, que ha desmantelado una red que pensaba realizar atentados y decapitaciones en su país, o Francia, que ha sufrido el asesinato de un ciudadano francés a manos de un grupo islamista afín al ISIS en Argelia. No es nada irrealista suponer que el ISIS intentará ejercer presión sobre los países occidentales instando a sus simpatizantes dentro de estas naciones a llevar a cabo actos que, si bien probablemente no causen una gran mortandad, sí buscarán ser cuanto más atemorizadores mejor.”

¿Está relacionado pues lo sucedido ayer en París con la guerra que se libra en Siria e Iraq? En base a los datos de los que se dispone hasta el momento[1], todo parece indicar que así es. Es muy difícil determinar, y quizá nunca se llegue a publicar información al respecto, hasta qué punto los hermanos asesinos han recibido apoyo y/u órdenes procedentes del Estado Islámico para llevar a cabo su actuación, pero los vínculos entre ellos y la organización terrorista existen y por tanto cabe pensar que se producen en cierta medida para apoyar o resaltar la actuación del ISIS dentro de Europa. De esta forma, se conseguiría una victoria propagandística que pueda contrarrestar las malas noticias para el ISIS en el conflicto de Oriente Próximo, especialmente en Iraq[2]. Como decíamos en Destruir al ISIS, la guerra que libra el grupo terrorista es una guerra principalmente y ante todo ideológica.

Lo que esto muestra es el nivel de globalización del conflicto, y esto es algo que resulta especialmente preocupante para Occidente, ya que carece de un discurso que pueda desactivar la retórica en la que se amparan los terroristas para llevar a cabo sus acciones. Por primera vez en muchos siglos, quizá en toda su Historia, Europa se enfrenta a una ideología totalitaria (el islamismo) que no ha crecido dentro de sus esquemas de pensamiento, y por tanto la capacidad de desactivar este pensamiento es mucho menor en la medida en que el mensaje que Europa podría transmitir para ello se encuentra al margen del ámbito cultural en que éste se ha originado. El islamismo es, como lo fueron el nazismo y el comunismo, una ideología totalitaria que busca imponer una conducta determinada a una sociedad y exterminar todo aquello que se aleje de esta conducta. La diferencia es que, si el nazismo y el comunismo fueron monstruos específicamente europeos, y por tanto susceptibles de ser desarmados por el pensamiento europeo en que se habían originado, el islamismo ha crecido en la zona más oscura de un Islam al que no representa pero al que gradualmente está secuestrando (algo de lo que los propios musulmanes moderados tienen gran parte de culpa).

Hay algo que no deben olvidar quienes intentan meter a todos los musulmanes en el mismo saco, sea éste el de las víctimas o el de los asesinos: quien está sosteniendo ahora mismo el gran peso de la lucha contra el ISIS es Iraq, una nación de mayoría musulmana, dirigida por líderes en su mayoría musulmanes y con un Ejército compuesto en su práctica totalidad por musulmanes. Este conflicto, que se está reproduciendo en toda su cruda intensidad en los márgenes exteriores de Europa, no es un choque de civilizaciones (porque el ISIS difícilmente representa a ningún concepto de civilización) ni es un enfrentamiento entre el mundo árabe y el mundo occidental. Antes bien, se trata de un enfrentamiento del mundo musulmán con sus propias pesadillas, que han surgido tras una crisis de identidad que se lleva gestando desde finales del siglo XIX y alcanzó su máxima plenitud en 1967. La Guerra de los Seis Días no provocó el ascenso del islamismo (y del terrorismo que necesariamente lleva aparejado), pero sí resquebrajó la confianza de los árabes en los Gobiernos seculares y fue creando un vacío que los islamistas han acabado por ocupar.

¿Qué puede hacer Europa ante esto? Lo primero, asumir su propia posición en el conflicto, y asumir que este conflicto existe y que alcanza nuestras fronteras. Si Europa reacciona como si tuviera un papel preponderante en la guerra, habrá realizado un análisis equivocado y por tanto la terminará perdiendo. Si Europa actúa como si no hubiera ninguna guerra latente, sólo las acciones puntuales de un grupo de descerebrados, perderá igualmente la guerra. La realidad es que el conflicto existe, pero que se trata ante todo de un conflicto interno en el mundo musulmán y en el que Europa puede contribuir si elige el camino correcto. Este camino pasa necesariamente por fortalecer a las naciones que como Iraq, Jordania, el Líbano o Argelia creen en una sociedad secular donde la religión sea un elemento presente pero no determinante a la hora de tratar a sus ciudadanos; y debilitar a las naciones que como Arabia Saudí, Qatar, Kuwait o recientemente Turquía basan toda su política en una identidad religiosa de corte totalitaria. Es decir, justamente lo contrario de lo que se ha hecho hasta ahora.

Europa se muestra hoy día aterrorizada y justamente indignada contra tamaño atentado contra la libertad de expresión. Sin embargo, a finales del año 2014 la Justicia de Mauritania condenó a un columnista mauritano a muerte por escribir comentarios considerados “blasfemos” contra Mahoma[3]. Ningún Gobierno ni organismo europeo condenó este hecho. Arabia Saudí, una nación considerada aliada de Occidente, está ahora mismo aplicando la ley antiterrorista a dos mujeres por el mero hecho de intentar entrar conduciendo un vehículo desde la frontera con Emiratos… una ley que, además, considera el ateísmo y el expresar dudas sobre el Islam como “terrorismo”[4]. Algo menos brutal, pero en línea con la carencia de respeto a las libertades fundamentales y concretamente a la de expresión, resulta el cierre de dos periódicos kuwaitíes por ser considerados cercanos a la oposición[5].

Hechos como los de ayer demuestran lo peligroso que es dar alas y no cortar de raíz movimientos que sirven de alimento ideológico a personas tan desequilibradas como los hermanos Kouachi. La redacción de “Charlie Hebdo” ha sido asesinada por publicar unas imágenes de Mahoma, pero si alguien hubiera intentado hacer lo mismo en Arabia Saudí (o en cualquier otro país del Golfo, para el caso) habría sido igualmente ejecutado, no por dos psicópatas dementes, sino con todo el peso de las leyes del Estado en su contra. Si Europa quiere realmente plantar cara a estas amenazas, debe empezar a hacerlo reconociendo el conflicto existente en el mundo árabe y musulmán, del que derivan acciones como las de ayer, y apoyando en todo lo posible que sea la razón, y no la barbarie y el fanatismo, quien se adueñe del alma del Islam.

Francisco Rivas

[1] Según los cuales los hermanos que tirotearon la redacción de “Charlie Hebdo”, Said y Cherif Kouachi, habrían combatido con el Estado Islámico en Siria y retornado a Francia en verano de 2014.

[2] Donde en los últimos días de 2014 y primeros de 2015, una coalición de militares suníes, kurdos y tribus suníes han amenazado las inmediaciones de Mosul.

[3] http://www.dailymail.co.uk/wires/afp/article-2886801/Mauritania-issues-apostasy-death-sentence.html

[4] http://www.hrw.org/news/2014/03/20/saudi-arabia-new-terrorism-regulations-assault-rights

[5] http://www.dc4mf.org/en/content/kuwait-shuts-down-pro-opposition-tv-newspaper





Auge fascista en Ucrania

10 10 2014

 

Fuente de la imagen: AP, Sergey Chuzavkov

Los batallones Azov y Donbás así como militantes del grupo ultranacionalista Pravy Sektor luchan junto con las tropas ucranianas contra las milicias del este de Ucrania. La simbología que utilizan hace una clara referencia al nazismo. La operación de Kiev contra las milicias del este que no reconocieron el cambio de gobierno producido en febrero dura desde abril pasado. En las filas de las tropas regulares combaten los batallones Azov y Donbás y militantes del ultranacionalista Pravy Sektor, a menudo calificados de neonazis. Su simbología hace una clara referencia a las SS.

El batallón Azov se formó en mayo pasado en la ciudad de Mariúpol, la base del servicio patrullero de servicios especiales del Ministerio del Interior de Ucrania. En internet sus efectivos se conocen como “hombrecillos negros”. En su insignia, el símbolo en primer plano es rúnico. Se conoce como Wolfsangel o Gancho para Lobos y se asocia con la protección a la vez con el ataque y el aprisionamiento del enemigo. Lo usaron algunas escuadras de las SS, en particular Das Reich. La runa destaca sobre el símbolo oculto del Tercer Reich, el Sol Negro o Schwarze Sonne, uno de los preferidos del comandante en jefe de las SS Heinrich Himmler, usado también sobre el suelo del castillo de Wewelsburg en el oeste de Alemania.

Para promover el batallón Azov a menudo se usa la insignia “Cuerpo Negro” que hace una referencia directa a las SS cuyo diario oficial se llamaba así (Das Schwarze Korps). Una de las insignias oficiales del batallón Azov, así como el periódico oficial de las SS, Cuerpo Negro.

El batallón Donbás se creó en Dniepropetrovsk en 2014 para luchar contra los milicianos de la autoproclamada República Popular de Donetsk. Más tarde, dio origen al 24º batallón de defensa territorial Donbás del Ministerio de Defensa de Ucrania sometido al Estado Mayor y al batallón operativo Donbás de la Guardia Nacional, supeditado al Ministerio del Interior. Su insignia consta de un tridente invertido estilizado y un águila nazi con las alas semiplegadas, de esta forma, que a su vez fue utilizada por la Wehrmacht desde 1935.

Fuente: mundomilitaria.es

Grupos de jóvenes con pasamontañas y ropas de camuflaje se han vuelto devotos de las artes marciales, cumplen las órdenes de la organización radical Pravy Sektor, que se ha erigido como principal brazo armado .Son varios centenares de jóvenes, algunos todavía en la adolescencia. Empieza la clase. Los bates de béisbol chocan por encima de sus cabezas mientras llega por megafonía el enésimo discurso de los partidos de la oposición llamando a resistir. Pravy Sektor también acoge a fanáticos aficionados al fútbol. Son la rama más activa del Tridente, un grupo basado en la ideología del nacionalismo ucraniano, según se describen.

Amnistía Internacional confirma que los crímeres de guerra se cometieron de forma rutinaria y con el consentimiento de las autoridades ucranianas en el este del país. El informe de Amnistía Internacional confirma que el batallón ucraniano Aidar ha cometido graves crímenes en la región occidental de Lugansk, según ha informado el Comisionado del Ministerio del Exterior ruso en materia de Derechos Humanos, Democracia y el Estado de Derecho, Konstantin Dolgov, citado por Itar-Tass.

Según Dolgov, Amnistía Internacional solo ha señalado en su informe algunos de los casos de secuestros de personas, detenciones ilegales o extorsiones (incluida la petición de rescate para la liberación de los ucranianos capturados).

La unidad especial Aidar fue formada en mayo con el reclutamiento de activistas procedentes de las fuerzas políticas nacionalistas radicales de Ucrania para su participación en la operación de castigo que Kiev ha llevado a cabo en el sudeste del país. Las autoridades rusas sospechan que las fuerzas aéreas de Aidar bombardearon a la población civil. En particular, según el Comité de Investigación de Rusia, los combatientes de Aidar estuvieron involucrados en el bombardeo mortal de Lugansk del pasado 17 de junio, en el que murieron dos periodistas rusos.

No debemos olvidar que el movimiento nacionalista ucraniano que hoy en día sale en los medios, se remonta a la década de los 40, donde ya formaron parte como voluntarios en los regimientos de las SS cuando Stalin se apoderó de Ucrania, y ya desde entonces la animadversión hacia Moscú ha ido en aumento. En aquel momento los ucranianos debían elegir entre Hitler o Stalin, y prefirieron al primero porque Stalin tomó la iniciativa en invadir su país con un terror implacable, ahora bien, el germen nacionalista ha ido cultivándose hasta nuestros días, cuando ha eclosionado, y el caldo de cultivo actual donde una economía maltrecha, medio país destrozado y unos préstamos internacionales que terminarán de pagar las siguientes generaciones, puede hacer prosperar ese sentimiento nacionalista donde todo el mundo acaba perdiendo, por ello es necesario cortar las alas a tales movimientos, y aunque ya sea tarde, ello es preferible a nunca.

Jesús Daniel Bernadic Sánchez.

 

Fuentes consultadas:

RIA Novosti http://sp.ria.ru/opinion_analysis/20140813/161268735.html

El Mundo http://www.elmundo.es/internacional/2014/02/03/52efcd3a268e3e1c358b457c.html

Actualidad.rt http://actualidad.rt.com/actualidad/view/139854-ucrania-crisis-aidar-crimenes-guerra

El libro negro del comunismo. Courtois, Werth, Panné, Paczkowski, Bartosek, Margolin. Ediciones B. España. 2010.





Los dos tableros de la crisis de Ucrania

4 10 2014

 

Fuente: valdaiclub.com

La crisis de Ucrania tiene un aire de familia. “Choque de civilizaciones”[1], “expansionismo ruso”[2] y “política de contención”[3] son términos corrientes en la cobertura periodística. Para algunos observadores, este episodio es un punto de no retorno en la relación de Rusia y Estados Unidos. Consideran que la política internacional se encuentra peligrosamente en la antesala de una nueva Guerra Fría.[4] Con tono igualmente dramático, otros lo definen como un nuevo round del atávico enfrentamiento entre Oriente y Occidente.[5]

Un análisis más detallado revela que aplicar estos moldes analíticos generalistas oscurece la verdadera naturaleza de la crisis. Básicamente, se trata de la superposición entre dos tableros políticos independientes: uno internacional y otro doméstico. El primero es el juego entre las grandes potencias. Se trata de Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte debatiendo por donde pasa el límite entre sus respectivas zonas de influencia en Europa del Este. Y el segundo tablero es el de la escena política ucraniana. Las elites que participan en este escenario movilizan lealtades etnoculturales como método para dirimir sus conflictos, internacionalizando lo que es esencialmente un asunto doméstico. La camada de líderes que busca una mayor asociación con Europa generalmente cuenta con el apoyo de los ucranianos étnicos en el centro y oeste del país. Concentrados en el sur y el este, los ciudadanos de origen ruso suelen acompañar a los dirigentes que prefieren estrechar lazos con Moscú.

Enmarcar del conflicto como una “nueva Guerra Fría” o un “choque de civilizaciones” resulta excesivamente abstracto. Las circunstancias requieren que distingamos quienes participan en ambos tableros y cuáles son sus aspiraciones.

La falsa Guerra Fría

Equiparar el actual impasse en las relaciones entre Rusia y OTAN con la Guerra Fría es una comparación inadecuada. Fundamentalmente porque no está en los planes inmediatos de Moscú desafiar frontalmente a Estados Unidos. La razón es sencilla: Moscú carece de la base de poder necesaria para emprender esta aventura. En términos económicos, Rusia representa el 2,9%  del PIB (PPA) mundial mientras que Estados Unidos el 19,3%.[6] La disparidad se mantiene en el plano militar: Rusia reúne el 5% el gasto bélico mundial y Estados Unidos el 37%.[7]

Aunque la animosidad entre Rusia y OTAN durante la última década vienen registrando mayores niveles de hostilidad, el enfrentamiento ideológico actual no alcanza la intensidad de la Guerra Fría. En ese entonces, la disputa doctrinaria globalizó el conflicto y favoreció que ambos bloques desarrollaran estrategias instintivamente opuestas a la cooperación. La sensación compartida era la de encontrarse en una cerrada batalla entre dos formas de vida polarmente opuestas. Los períodos de coexistencia fueron breves y nunca contaron con apoyo mayoritario. Washington y Moscú tenían la certeza de que el enfrentamiento iba a concluir con la derrota (y destrucción) total de una de las partes. En la actualidad, Rusia y Occidente patrocinan ideologías diferentes sin que esto actúe como un impedimento insuperable en el entendimiento mutuo.

La estrategia de Rusia en Ucrania persigue objetivos circunspectos. No busca transformar radicalmente las bases del sistema internacional ni la separación de las provincias ucranianas rebeldes del este. De hecho, Putin se encontraba satisfecho con la dirigencia de Kiev anterior a las protestas de la plaza Maidan. Fue el apartamiento del presidente prorruso Yanukovych y el deseo del nuevo gobierno de formar parte de la OTAN lo que lo motivó a involucrarse. El eventual ingreso de Ucrania a la alianza atlántica contradice frontalmente la Estrategia Nacional de Seguridad de la Federación Rusa de 2008. Este documento considera como interés vital la exclusión de la OTAN del perímetro de seguridad que atraviesa a Ucrania, Georgia, Kazajstán, y Azerbaiyán.

La ausencia de una acción más resoluta por parte de Estados Unidos y Europa parece indicar que tardíamente comprendieron los costos de expandir indefinidamente hacia el este la membresía a la Unión Europea y la OTAN. Por ahora, la ubicación exacta de esta frontera permanece en disputa. Pero lo cierto es que Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia comparten el interés en evitar que la crisis se extienda regionalmente y escale hacia niveles que reclamen respuestas más decididas. A diferencia del conflicto absoluto que diagnostica el enfoque de “nueva Guerra Fría”, las partes reconocen que las diferencias que mantienen son parte del  business as usual de las grandes potencias.

Tablero internacional: el juego de Rusia

No son pocos los observadores que le atribuyen a Moscú un instinto expansionista agresivo. La anexión de Crimea y la asistencia al movimiento separatista en el este ucraniano parecen corresponder con esta imagen. Presentan a Putin cumpliendo el papel de Stalin moderno que se propone revivir el pasado soviético. Como los analistas norteamericanos de comienzo de la Guerra Fría original, consideran a la dirigencia del Kremlin heredera de una actitud irracionalmente hostil al Oeste.

Debajo de este sparring retórico que ambas partes gustosamente alimentan, la estrategia rusa es más sutil de lo que parece a primera vista.

Si bien Moscú no dudó en incorporar a la separatista República de Crimea dentro de la Federación Rusa, es un error estimar que planea hacer lo mismo con las provincias rusoparlantes de Donetsk y Luhansk.

El motivo es que la prioridad rusa no es aumentar su territorio sino evitar que Ucrania adhiera a la OTAN. Sabe que la manera más eficiente para lograrlo es influyendo directamente sobre los resortes de gobierno en Kiev. Al sustraer las provincias orientales del sureste, estaría perdiendo su principal plataforma de gravitación en la política interna del país vecino. Los votantes de la región rusoparlantes fueron esenciales para el triunfo de presidentes cercanos a Moscú en tres de las últimas cinco elecciones. Anexar estas provincias y perder Ucrania es un error estratégico inexplicable.

Por esa razón, a Putin le interesa que el conflicto entre Kiev y la insurgencia de los rusos étnicos no se extienda. Entiende que una larga guerra civil solo podría concluir con la ocupación o la separación no reconocida de las provincias del este. Formalmente parte de Ucrania, verían su participación en las decisiones del gobierno central licuada. Por lo tanto, la estrategia de Moscú es establecer una formula política legitima para reanudar su influencia en Kiev.

Definidos los objetivos, la participación rusa en el levantamiento de las provincias orientales se atiene a dos criterios.

Primero, asegurándose que el enfrentamiento entre el gobierno central y los insurgentes se mantenga sin un ganador claro. Cuando los rebeldes se encuentran en retirada, incrementa momentáneamente sus niveles de asistencia. Con esto busca obligar una tregua que reincorpore sin condicionamientos a las provincias del este.

Y segundo, calibrando el caudal de asistencia para mantenerla dentro de parámetros limitados que eviten reacciones de OTAN. Hasta ahora, viene manteniendo un enfoque híbrido de concentración de fuerzas convencionales en la frontera y de operaciones de fuerzas especiales sin insignias en el terreno. Esta ambigüedad le permite rechazar hasta cierto punto la acusación de participación plena en acciones militares. Significativamente, los corresponsales emplazados en el teatro de operaciones difieren sobre el verdadero grado de presencia rusa. La tragedia del derribo del MH17 de Malaysia Airlines demostró el riesgo de verse asociado a un movimiento insurgente impredecible.

Tablero internacional: el juego de la OTAN

En un reciente artículo, el académico norteamericano Walter Russell Mead se lamenta de la complacencia de Occidente frente la dura realidad de la política internacional. Sostiene que décadas de abundancia crearon una falsa sensación de seguridad que entumecieron sus instintos. Siguiendo esta lógica, el avance de potencias revisionistas como Rusia y China no encuentra la respuesta que merece.[8]

Pero así como Russell Mead acusa a Occidente de ignorar la realidad geopolítica, este argumento se puede invertir. La geopolítica no recomienda optar instintivamente por la expansión en cada ocasión que se presente. La prudencia reclama a los estadistas que identifiquen cuando los costos de aplicar la fuerza son mayores que sus beneficios. Comprender que la crisis se produce en un territorio adyacente a Rusia es entender que las grandes potencias no toleran que se inmiscuyan en su vecindario inmediato.

Hasta ahora, la OTAN mantiene un delicado equilibrio frente a la crisis ucraniana.

Por un lado, tiene que garantizarles a sus aliados en Europa del Este que se resguardará su integridad. Polonia y los países bálticos exigen a la OTAN que actúe de manera más decidida para desalentar potenciales agresiones rusas contra ellos. En una visita oficial a Estonia, Obama confirmó que Estados Unidos invocará el artículo V de defensa colectiva de la OTAN en caso de un ataque contra los países bálticos. Además, en la cumbre de Gales de septiembre, los miembros de la alianza acordaron robustecer a la Fuerza de Respuesta Rápida. Esta contará con la capacidad de emplazar un batallón de 800 efectivos en 2 días y una brigada de 6000 en 5 a 7 días en cualquier parte del globo. Aunque esta fuerza no es suficiente para hacerle frente una invasión, la señal que se quiso enviar a Moscú es clara: la OTAN no va a tolerar acciones hostiles contra sus aliados orientales.

El otro lado del equilibrio requiere evitar mostrarse demasiado intransigente como para enajenar a Rusia. La cooperación de este país es fundamental en otras áreas de la agenda internacional. Para los europeos, Moscú es vital como abastecedor energético. Los norteamericanos requieren su colaboración en las áreas de seguridad nuclear, las negociaciones con Irán y las operaciones de antiterrorismo. Esta mesura se vio reflejada en el nuevo esquema de la Fuerza de Respuesta Rápida. A pesar de la insistencia de Polonia, se limitó su tamaño y rechazó taxativamente emplazarla en bases permanentes en Europa del Este.

Tablero doméstico: el juego dentro de Ucrania

A pesar de que es entendida principalmente como una crisis internacional, la situación de Ucrania es en esencia un diferenciado sobre la constitución interna del país. Es necesario comprender las condiciones que nutren una de las características definitorias de la escena política ucraniana: su inestabilidad.

Lo que inició la presente crisis fue un debate sobre política exterior: ¿debería favorecerse la integración con la Unión Europea o la Unión Euroasiática patrocinada por Moscú?

Para el actual presidente Poroshenko, la respuesta es clara: la Unión Europea es el camino a seguir. Su principal base de apoyo, lo ucranianos étnicos del centro y oeste del país, comparten este punto de vista.

En cambio, para su antecesor en el cargo, el ex presidente Yanukovych, la prioridad es el vínculo con Rusia y sus proyectos euroasiáticos de integración económica. Su decisión de rechazar un acuerdo comercial con la Unión Europea fue lo que motivó a las protestas de Maidan que acabaron por desplazarlo.

A lo largo de este debate sobre el perfil internacional del país que todos los gobiernos vienen enfrentando desde la independencia en 1991, tanto Rusia como los estados occidentales distaron de mantenerse como actores prescindentes. Ambos se inmiscuyeron en los asuntos internos para torcer el curso de los eventos a su favor. Sin embargo, esta práctica está lejos de ser una imposición externa. Son los propios actores y elites ucranianas quienes circunstancialmente la alientan cuando les resulta útil. Cuando gobierna un presidente prorruso, la oposición le exige a la Unión Europea y los Estados Unidos que impulse la agenda de promoción de la democracia. Las movilizaciones de la Revolución Naranja de 2004 y Maidan en 2014 correspondieron con este patrón. Pero cuando el asiento del poder lo ocupan dirigentes cercanos a Occidente, son las provincias rusoparlantes del este y sur quienes reclaman a Moscú que intervenga para protegerlas de los “fascistas” de Kiev.

Esta disputa sobre la política exterior es sintomática del clivaje fundamental que atraviesa al país: el incierto estatus de sus ciudadanos de origen ruso. Aún antes de que estallara la insurgencia, denunciaban que el gobierno central no los reconoce como ciudadanos plenos. Consideran que Kiev los trata como infiltrados extranjeros a pesar de que constituyen el 17% de la población nacional.

La principal demanda de los ucranianos de origen ruso es la delegación de funciones desde el centro a las provincias, especialmente a las del sur y este donde representan entre el 15% y 58% de los habitantes. El partido que mejor recoge estas demandas es el del ex presidente Yanukovych. En su plataforma partidaria también figura el establecimiento del ruso como lengua oficial. Como enseñan los últimos 200 años de historia en Europa Oriental, el reconocimiento idiomático actúa como indicador del grado de respeto de los derechos de las minorías étnicas.

Tregua

Luego de meses de conflicto armado en el este del país, representantes de Kiev y las repúblicas separatistas acordaron a principios de septiembre una tregua en Minsk. Por ahora, es difícil de determinar si se va a poder mantener.

Sin embargo, se trata de la primera vez que el gobierno ucraniano reconoce, aunque sea implícitamente, a los gobernadores de Donetsk y Luhansk como interlocutores válidos. Aún sin que este acuerdo llegue a ser definitivo, podría representar un punto de inflexión en la relación entre Kiev y sus ciudadanos rusos étnicos.

Entre lo convenido, el presidente Poroshenko accedió a descentralizar actividades administrativas y respetar al ruso como idioma oficial regional. Esto sugiere que la Constitución podría ser reformada bajo líneas más federales. Ucrania es un país unitario donde las funciones de gobierno están íntimamente centralizadas en la oficina presidencial. Bajo este esquema, selecciona y remueve a las autoridades provinciales. Habilitar la elección local de gobernadores es uno de los incentivos más importantes para tentar la reincorporación de los rebeldes. El insurgente perfectamente puede transformarse en respetable administrador local si se le ofrece la oportunidad. Lo que resta es definir si Poroshenko, quien más tendría que perder con este nuevo arreglo, estaría dispuesto a ceder esta ficha en la negociación con las repúblicas separatistas.

En definitiva, lo que alimenta la crisis de Ucrania es la íntima imbricación entre los tableros internacional y doméstico. Al ser un país ubicado en una zona geopolíticamente sensible en el juego entre Rusia y OTAN,  los cuadros de inestabilidad interna irremediablemente atraen la atención de las grandes potencias. Estas intervienen, con diferente grado de sutileza, explotando los agravios de grupos locales para alinear al gobierno en Kiev con sus preferencias. En la medida en que las elites ucranianas se muestren incapaces de procesar la conflictividad política dentro de canales establecidos, el tablero doméstico continuará adoleciendo de una frontera turbulenta que facilita que sea subsumido por el tablero internacional. El acuerdo de Minsk abre la posibilidad para que el juego político ucraniano recupere su autonomía. Aprovechando que Moscú y la OTAN favorecen una expedita superación de la misma, corresponde Poroshenko y a los rebeldes generar condiciones de estabilidad más robusta.

Pablo Scuticchio es alumno de la maestría de Política y Economía Internacionales en la Universidad de San Andrés (Buenos Aires, Argentina). Sus principales áreas de interés son los estudios estratégicos y las relaciones internacionales latinoamericanas. Se lo puede contactar en pscuticchio@gmail.com

 

[1] Hirsh, M. “Ukraine and the Clash of Civilizations”. National Journal, 5 de marzo 2014. Disponible en:

http://www.nationaljournal.com/white-house/ukraine-and-the-clash-of-civilizations-20140305

[2] Arce, B. “La OTAN despliega su escudo ante el expansionismo ruso”. El Periódico, 5 de septiembre, 2014. Disponible en:

http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/otan-despliega-escudo-ante-expansionismo-ruso-3496204

[3] Basterra, F. “Cañones de agosto”. El País, 29 de agosto 2014. Disponible en:

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/08/29/actualidad/1409334346_225773.html

[4] De Quirós, L. “La nueva guerra fría”. El Mundo, 9 marzo 2014. Disponible en:

http://www.elmundo.es/economia/2014/03/09/531ba586ca4741c85f8b4579.html

[5] Shapovalova, N. “La historia de Crimea es la de un constante choque de civilizaciones”. ABC, 18 de marzo 2014. Disponible en:

http://www.abc.es/internacional/20140316/abci-historia-crimea-constante-choque-201403151645.html

[6] FMI. World Economic Outlook: April 2014. Washington DC: FMI, 2014.

[7] SIPRI. Trends in World Military Expenditure, 2013. Estocolmo: SIPRI, 2014.

[8] Russell Mead, W. “The Return of Geopolitics”. Foreign Affairs, 93(3), May/June 2014, pp. 69-79.





Los Balcanes, trayectoria de la ilegalidad internacional

2 09 2014

Fuente: AFP

La cuna de la nación serbia está en Kosovo, todavía quedan muchos monasterios de la iglesia ortodoxa serbia de la época, y con “todavía” me refiero a que aun siendo patrimonio de la humanidad, han sido y siguen siendo saqueados por los albaneses sin que las tropas internacionales respondan, máxime cuando la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU prevé la protección de la minoría serbia. De esta manera se constata que no existe auténtica paz en este “país”, y para comprender el origen de la deriva nacionalista en los Balcanes, aclaremos el concepto de nacionalidad, que sigue existiendo en los Estados procedentes de la antigua Yugoslavia. Este concepto difiere en mucho de lo que en occidente se entiende por tal, basado en el nacimiento. Por ejemplo, uno es francés si nace en Francia o si permanece un nº de años en el país con las condiciones establecidas, sin embargo, para Yugoslavia uno es considerado croata si es hijo de croatas, y lo mismo para las otras nacionalidades. También una persona puede llamarse serbia si sus costumbres lo son, da igual que viva en Serbia o Croacia. Para un europeo puede parecer un sinsentido, pero en los Balcanes, uno es lo que es en función de sus rasgos socioculturales.

Tras la 2ª guerra mundial, el general Tito supo aprovechar bien el ímpetu patriótico de los pueblos de Yugoslavia, hartos de la dominación extranjera. A los comunistas se le unieron muchas personas deseosas de tener un país libre y respetado. Al finalizar la guerra, Tito no tuvo gran oposición para hacerse con el poder. Este personaje se caracterizó entre otras cosas por no doblegarse ante Stalin en sus exigencias de seguir el comunismo soviético. Stalin no toleraba insumisión alguna, por lo que ordenó la eliminación de Tito, así pues es famosa la carta que Tito envía a Stalin en la cual dice así: “Camarada Stalin, has mandado siete hombres para liquidarme. Si yo mando a uno, no tendré que mandar al segundo”. Otra de las razones de la popularidad de Tito fue la reforma agraria, confirmó la propiedad privada de las tierras hasta un máximo de 10 hectáreas por familia, deshaciendo los latifundios, de forma y manera que desde el inicio prácticamente, Yugoslavia funcionó con un modelo económico bipolar.

Respecto a la cuestión militar, más del 70% de los oficiales del ejército yugoslavo era de nacionalidad serbia, hecho que producirá el alineamiento del ejército federal yugoslavo con las posturas y aspiraciones en las guerras de la década de los 90. El hecho de que Yugoslavia estuviese compuesta de distintas nacionalidades, hizo revivir los fantasmas del pasado cuando la bonanza económica tocó a su fin, y esto es algo que suele ocurrir cuando la crisis amenaza con llegar a un país, es decir, que los nacionalistas comienzan a reivindicar sus posturas ante el fracaso del Estado en su conjunto. Muchos dirigentes comunistas entonces se dedicaron a desviar a sus fondos privados el dinero que había obtenido el país a través de diversos créditos, con lo cual cuando fue momento de la devolución, devino el colapso al no poder hacer frente a los pagos, lo que conllevó a que cada pueblo acusase al contrario de los errores cometidos.

Sin embargo, no solo hemos de circunscribir el desencadenamiento del conflicto a causas meramente económicas, porque también se produjeron actos de desobediencia civil, y es bien conocido lo que el musulmán Alija Izetbegovic, futuro presidente de Bosnia Herzegovina, autor de la “Declaración Islámica” de 1970 que le costó 5 años de prisión, en ella escribió entre otras cosas: “… la creación de una comunidad islámica única, desde Marruecos hasta Indonesia”. Antes de la guerra existía un pacto de no formación de partidos nacionalistas precisamente por lo que pudiera pasar, y el primero en saltarse la norma y formar el partido musulmán, fue Izetbegovic.

La cuestión de los asesinatos masivos es fundamental para entender la intervención en Kosovo, los serbios eran culpables de asesinar civiles inocentes, como también lo eran los croatas, los bosnios, los macedonios y el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK). Pero la cuestión a tratar desde el punto de vista geopolítico, es si la intervención extranjera ha resultado más beneficiosa o no, y es que finalmente puede corroborarse que ha sido peor el remedio que la enfermedad, y en apoyo de esta postura hemos de tener en cuenta lo que dice el informe de Inteligencia del Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania el 12 de enero de 1999, al Tribunal Administrativo de Trier (Referencia Az: 514-516. 80/32 426): “Incluso en Kosovo no es verificable una explícita persecución política unida a la identidad étnica albanesa. El este de Kosovo todavía no está implicado en un conflicto armado. La vida pública en ciudades como Pristina, Urosevac, Gnjilan, etc., durante todo el período del conflicto, ha proseguido de manera relativamente normal […]. Las acciones de las Fuerzas de Seguridad no fueron dirigidas contra los albano-kosovares como grupo étnicamente definido, sino contra el opositor militar y sus partidarios reales o presuntos”.

Esto hace plantearse que la celeridad en la injerencia extranjera a Yugoslavia no hizo sino empeorar una situación que ya de por sí era bélica, pues añadir gasolina al fuego no puede tener resultados positivos. La diferente óptica expuesta aquí por Alemania deja entrever como mínimo, que las matanzas  en dicha región no eran tales como se presentaban en otros medios, y por ello la falta de unanimidad de opiniones en este conflicto requiere cuanto menos una mayor prudencia en cuanto a la actuación, máxime si recordamos que el Derecho Internacional recoge entre sus principios el de no injerencia y respeto a la soberanía de un Estado.

Si ya desde el punto de vista geopolítico, deja mucho que desear la actuación internacional en la región de los Balcanes; si nos fijamos ahora en el proceso jurídico de la desmembración de Kosovo, es patente la irregularidad en el procedimiento, no sólo de parte de la comunidad internacional, porque cataloga a Kosovo de “excepción”, sino también desde un punto de vista interno, porque quienes asumieron el control del país estuvieron condenados por la autoridad competente serbia antes de la desmembración, y en no pocas veces se les acusó de pertenencia al antiguo ELK.

La cuestión que levanta ampollas es la interpretación que algunos han hecho en su propio beneficio del principio de autodeterminación de los pueblos que la Carta de NU recoge, y la verdad es que Kosovo no ha sido un pueblo colonial de Serbia, sino parte integrante de la misma, por ello el principio de autodeterminación externa no puede aplicarse al mismo, sino en todo caso la llamada autodeterminación interna, dirigida a que la población no se vea discriminada por su raza, credo o color, pero esto es algo muy distinto al hecho de pretender constituir un Estado ad hoc o mejor dicho, un Estado fallido.

Naciones Unidas designó a Martti Ahtisaari, antiguo Presidente finlandés, como enviado especial para Kosovo, y tras 14 meses de negociaciones remitió un informe en el que recomendaba una independencia para Kosovo, supervisada por la comunidad internacional, pero justificaba su posición en argumentos más políticos que jurídicos, pues afirmaba que la independencia era el único camino viable pero a su vez (y esto es lo que no se comprende), señalaba: “Kosovo es un caso especial que requiere una solución especial y que no crea precedente para otros conflictos sin resolver” [Consejo de Seguridad: S/2007/168, 26 marzo 2007].

El problema es que para llegar a esa independencia, la única manera es la declaración unilateral, extremo que contradice la resolución 1244 del Consejo de Seguridad, de manera que somos testigos de la antítesis entre política y derecho. Esta declaración unilateral fue ratificada en 2010 por la Asamblea General de NU, lo que constituye un precedente muy peligroso para otras regiones del entorno, pues según esta institución, dicha declaración no contradice la legalidad internacional, aunque ésa postura puede entenderse visto el avanzado estado de separación entre Kosovo y Serbia, pues sentenciar en sentido contrario habría supuesto reconocer el error cometido de permitir la declaración unilateral, y volver atrás resultaba impensable.

La máxima responsable del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Rusia, experta en el asunto de Kosovo, Yelena Ponomariova, relata sobre las causas de la desmembración de la Yugoslavia socialista y posteriores encarnaciones que no solo estamos ante motivos históricos, sino también geopolíticos, pues se quería romper la unidad de los países euroasiáticos para cercar a Rusia. Por otro lado, lo que posteriormente fue el ejército de liberación de Kosovo (ELK), se formó de antiguos albano-kosovares que ya desde la década de los 70 eran quienes más animadversión manifestaban contra el General Tito, sentimiento que se fue fraguando hasta encontrar su momento oportuno en la década de los 90 para reivindicar su propio Estado, además estos integrantes del ELK, durante el gobierno de Tito se vieron obligados a situarse en otros países del entorno yugoslavo, volviendo de nuevo a los Balcanes a la muerte de éste. Decir también que el actual Estado kosovar, ha resultado ser un Estado fallido donde el 75% de la población joven está en paro, lo cual manifiesta que indudablemente los movimientos nacionalistas que pretenden encaminarse a formar un país propio, acaban en quiebra e incapaces de seguir adelante por sus propios medios.

Es más, la resolución del Consejo de Seguridad 1244 sobre Kosovo, prohibía que este Estado formase un ejército propio, algo que este país desobedeció recientemente al constituir un cuerpo de fuerzas armadas de 5.000 efectivos, con 3.000 reservistas. Esto demuestra que los compromisos tomados por Kosovo inicialmente solo fueron parte de una estrategia de gestación de un Estado para defender sus propios intereses de forma ilícita, sin que por el momento hayan ejecutado sanción alguna la comunidad internacional. Este desenlace deja a la luz la mala gestión internacional sobre esta región por parte de la ONU, que ejerció la administración del territorio de Kosovo hasta la proclamación unilateral de su independencia.

Jesús Daniel Bernadic Sánchez

 

Bibliografía

Breve historia de Yugoslavia. H.C. Darby; R.W. Seton-Watson; P. Auty; R.G.D. Laffan y S. Clissold. Colección Austral.

El Derecho Internacional en la encrucijada. Gutiérrez Espada, Cesáreo y Cervell Hortal, Mª José. Editorial Trotta. 2008.

Miradas sobre Europa. Milenko Bernadic. Ensayo.

Los secretos del Club Bilderberg. Estulin, Daniel. Editorial Planeta.

http://actualidad.rt.com/ultima_hora/view/121739-kosovo-crea-ejercito-pese-resolucion-onu

http://sp.ria.ru/international/20140305/159456014.html

http://www.lavanguardia.com/20140305/54402800006/kosovo-crea-su-ejercito-propio-con-5-000-hombres-y-estrena-seleccion-de-futbol.html





Londres, o la razón de la sinrazón (25.5.13)

25 05 2013

Fuente: noticias.terra.com.mx

Entre el ataque sufrido por un militar el pasado miércoles en Londres, perpetrado por nigerianos islamistas, y los cometidos por Mohamed Merah en Francia hace un año, existen bastantes similitudes, hasta el punto de poder reconocer en ambos el mismo patrón de comportamiento. Aunque el atentado de Londres fuera bastante más básico, en cierto modo ha conseguido mejor su objetivo. La comparativa entre los dos nos permitirá comprender qué perseguían estos asesinos, aparentemente simples dementes, y cuáles pueden ser sus consecuencias.

Hay que tener en cuenta que el terrorismo islámico suní no es un movimiento homogéneo o uniforme, excepto en el aspecto “doctrinal”. El nombre “Al Qaeda” (القعيدة), que significa literalmente “la base”, es tremendamente elocuente: más que una organización operativa y ejecutiva (aunque también cumple esa función), es una base ideológica y en cierto grado financiera y formativa de la que se nutren los diversos grupos terroristas que defienden la ideología suní[1], desde los poderosos Al-Shabaab o Boko Haram hasta las pequeñas células de Filipinas o Indonesia. También captan a individuos aislados que, sin unirse a ningún grupo, se radicalizan y se preparan para llevar a cabo ataques pequeños pero llenos de significado.

Esta operativa de lobos solitarios es especialmente útil en Europa, donde la actividad de células enteras difícilmente pasa inadvertida. Estos individuos no tienen por qué tener contacto con Al Qaida o sus misioneros o afiliados. De hecho, es raro que algún miembro de Al Qaida contacte directamente con estos individuos en proceso de radicalización. El adoctrinamiento Se hace en mezquitas, madrasas y, especialmente, a través de internet. A partir de ahí, la mayoría de los radicalizados no harán más que dejarse barba y no volver a beber alcohol, pero unos pocos deciden dar el paso y se convierten en terroristas.

No es necesario que los radicalizados se entrenen en campos de Al Qaeda. Merah lo hizo en Afganistán (y ya había recibido formación militar en el ejército francés), pero para atacar a sus objetivos no es imprescindible. Estos objetivos son aislados y desprotegidos, pero altamente simbólicos. Así como Merah mató a judíos y miembros del Ejército francés en situaciones imprevistas, en las cuales no podían defenderse, los terroristas de Londres han matado a un militar. Su ataque, mucho menos profesional que los de Merah, puede parecer y probablemente sea espontáneo, pero en modo alguno ha sido improvisado. Su mensaje, tanto el hecho en sí como la posterior “rueda de prensa” ante las cámaras de los transeúntes, era parte de un plan muy meditado.

Los asesinos de Londres han triunfado en aquello en que Merah fracasó. Estos ataques solitarios tienen una doble finalidad: fomentar la yihad ofreciendo un modelo a los radicales no activos, y transmitir un mensaje a Occidente. Los ataques de Merah podían ser inspiradores, pero eran demasiado profesionales y requerían un equipamiento en armas y defensas personales al que pocos pueden aspirar, siendo por tanto más difíciles de emular. Por el contrario, atropellar y degollar a un militar es algo que cualquier persona que haya alcanzado cierto grado de salvajismo puede hacer. La segunda parte, con todo, es mucho más importante: los terroristas no huyeron como Merah, sino que se quedaron en el lugar de los hechos, no atacaron a los transeúntes y hasta pidieron perdón a las mujeres por lo que habían visto. Al no atacar a los civiles tiñeron su atrocidad de resistencia política legítima dirigida únicamente contra una “casta” y no contra el pueblo en general, y adoptaron una retórica justificativa y victimista que algunos ciudadanos occidentales pueden hasta aceptar, haciendo ver que los culpables son el Ejército y el Gobierno británico por “oprimir” a los musulmanes, y no los locos que casi decapitan a un hombre en plena calle.

Hechos como éste demuestran que el terrorismo islámico no plantea batalla a Occidente en el terreno social o militar, sino en el campo ideológico, donde sabe que será más fuerte cuanto más débiles o acomplejados sean los valores occidentales. La clave de la política antiterrorista no es por tanto la prevención en el plano de la mera ejecución de los atentados, porque es imposible (nadie puede evitar que un demente asalte en un momento imprevisible a un militar y lo degüelle) y porque no resuelve el problema. Sólo un contra-mensaje que refuerce la identidad y valores occidentales, sin complejos y sin apriorismos ideológicos, puede ser eficaz para imposibilitar estas actuaciones, al negarles un campo sobre el que cultivar la sangre de los inocentes.

Francisco Rivas


[1] Los islamistas chiíes suelen ser más homogéneos y centralizados, en parte porque su propia fe, con la doctrina de la emulación como base central, lo favorece, y en parte porque en general dependen mucho más del patrocinio de Irán.





« Monsieur l’Euro, tirez le premier »

21 02 2013

Currency war 2

Similar to what a French officer told his English counterpart at the battle of Fontenoy in 1745, the Eurozone is being engaged in a similar discourse in a very heated and ever-increasing protectionist global trend by other nations, involving consideration of new possible restrictive commercial mesures (despite WTO regulations) and also including what concerns this article, “currency wars” (also called competitive devaluation).

Among the many possible economic policies that a country may apply in its national interest, we find a well adapted and suitable currency exchange policy necessary. One of the main variables to consider is the intensity of commercial transactions with other countries, for example. It is purely a monetary policy instrument. During a recession, the central bank has the power of devaluating the country’s currency in favour of raising exports. This is done by increasing monetary supply in the system, which is strictly controlled by the central bank. As logical as this might sound, reality can be a harsh mistress and therefore it is more complicated than that. At the same time, both classical and Keynesian economic theoretical frameworks are way too restrictive to be applied urbi et orbi, so to speak. This means that these economic theories are mostly applied in a caeteris paribus environment and reality is seldom (if ever) so.

At our day and age, we find ourselves in a situation where it seems very tempting to play with currencies in favour of a country’s export industry. But be warned. During the last hundred years, there have been many episodes which should refrain from fulfilling Aristotle’s cyclical history theory, that is, to not repeat other protectionist or aggressive competitive currency devaluation. Basically, this distorts the stability of the market. One of the main goals of the International Monetary Fund is to guarantee the security of financial transactions around the world. Mademoiselle Christine Lagarde, IMF Managing Director, stated in the latest G20 summit in Moscow (according to the IMF press release) to refrain from these dangerous and unilateral decisions that can lead to “global imbalances” and that have an immediate effect on the overall negative impact of the already fragile and fractured world economy. It is important to emphasize here the term unilateral since international cooperation is right now an essential tool in order to reach global stability, in terms of commerce and financial transactions.

Nobody wants to repeat the traumatic post-WWI European experience again, which led to a vicious circle of economic depression due to major nationalist pressures to implement protectionist economic policies and which affected major powers all over the world (despite the relatively low level of global transactions compared to nowadays). Instability creates risky environments, which hinder investment and affect transaction of goods and services. All of this ultimately provokes a nasty impact on all major economic variables such as production, labour supply, salary,… In fine, economic development suffers. Due to the present worldwide economic crisis, fear can make countries take drastic and desperate measures, such as the ones mentioned before.

Jean-Marie Colombani expressed his concern in the Spanish newspaper El País by mentioning that even Monsieur François Hollande, President of the French Republic, advised the European Central Bank (ECB) to use its exchange rate currency. Reuters reports that Mario Draghi, President of the ECB, reminded that the institution’s major priority lays in price stability, but also stated the importance that exchange rates have over the latter (inflation). This comes at a time where the Euro has experienced a “15-month high against the dollar”, which may suggest considerate increase in confidence in the Euro. All-in-all, he dismissed the phenomenon of currency wars but nonetheless he made it clear that surveillance over Euro exchange rates with other currencies was necessary in order to not undermine the much-needed internal growth inside the Eurozone.

Cecilio Oviedo








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 769 seguidores