Libia y la Corte Penal Internacional

12 10 2012
Fuente: derecho-scl.udd.cl

Fuente: derecho-scl.udd.cl

En el estudio de las relaciones internacionales, una institución como la Corte Penal Internacional (CPI), no debe pasar desapercibida por su importancia actual y por lo que es mas importante, la importancia futura. Esta institución esta constantemente en los medios por desgracia normalmente para ilustrar la dificultad que tiene para poder enjuiciar a los que han cometido los crímenes recogidos en el Estatuto de Roma, su tratado fundacional y de funcionamiento. En los escasos años que lleva funcionando la corte penal internacional[1] ya ha realizado numerosas intervenciones, algunas de ellas muy sonadas como las relativas al conflicto en el Congo o en la zona de Darfur, Sudán. En la presente página web hace un año[2], justo al inicio del dos conflictos en Libia ya se anunciaba la resolución de la ONU por la cual la Fiscalía era autorizada para perseguir los crímenes realizados en Libia y recogidos en el Estatuto de Roma y poder llevarlos ante los jueces de la Haya[3]. Debido a que máximo responsable del conflicto Gadafi fue sentenciado por los revolucionarios la Corte ha pretendido juzgar también a otras personas involucradas como por ejemplo su hijo, Saif el Islam. Éste último es la excusa para escribir al respecto, ya que a raíz del caso libio se muestran las virtudes y defectos de la institución penal. Pero empecemos desde el principio.

El estatuto de Roma fue firmado ratificado por numerosos Estados en 1998; no obstante no entró en vigor hasta 2001. Este sentido el documento que se indica en el pie de página sintetiza los estados que han ratificado este instrumento y puede comprobarse los que no lo han hecho[4]. La ratificación es completamente necesaria para que la Corte Penal Internacional pueda actuar libremente si detecta que alguno de los tipos recogidos en Estatuto está siendo infringidos. No obstante al tratarse de una institución vinculada a  Naciones Unidas tal y como se describe artículo 2 del Estatuto, el Consejo de Seguridad puede emitir una resolución por la cual se da permiso a la fiscalía de la Corte para actuar ante un momento dado en una circunscripción geográfica determinada. Éste es precisamente el caso de Libia que como puede comprobarse en el documento mencionado no firmó ni ratificó el instrumento internacional -y por lo tanto en principio la CPI no tendría competencia- finalmente sí que está bajo su jurisdicción a causa de la resolución del Consejo de Seguridad que anteriormente se nombraba. Por lo tanto resulta evidente que a través de la resolución 1970 del 2011 la corte es competente y por lo tanto es susceptible de enjuiciar los actos delictivos que se cometieran durante la guerra.

En este sentido, la actuación de la Corte es irreprochable al igual que la actuación de Naciones Unidas que condenó la guerra Libia a través de la resolución vinculante en tiempo récord (lo que ahora se echa en falta en Siria). Ahora bien, ahora es cuando aparecen las grandes deficiencias del sistema penal internacional. Si bien es cierto que la Corte en este caso es competente, por sí misma no tiene instrumentos/herramientas para hacer ejecutar su voluntad de enjuiciar posibles infracciones del Estatuto de Roma. Es por esto que la corte depende, en este sentido, de la voluntad de los Estados para que entreguen las personas que deban ser investigadas y, en su caso, posteriormente enjuiciadas. En el caso libio este es el precisamente el punto conflictivo, ya que el hijo de Gadafi ha sido reclamado por la Corte, pero las nuevas autoridades del país se niegan a entregarlo aludiendo que ellos mismos son capaces de enjuiciar al hijo del antiguo soberano. Desde un punto de vista de los derechos humanos ésta actuación resulta muy perjudicial porque debe tenerse en cuenta que en Libia la pena de muerte es completamente lícita. A juzgar por los actos por los que es acusado el hijo de Gadafi no cabe la menor duda que en Libia será sentenciado a muerte. En este punto es importante resaltar el gran trabajo de investigación que realiza siempre la CPI antes de enjuiciar a un reo. Al contrario de lo que comúnmente se piensa la Corte enjuicia actos concretos y no situaciones generales, de tal forma que sólo enjuiciará por un acto en contra del Estatuto de Roma que se realizará en un momento dado en un lugar determinado, respetando todas las garantías procesales. Esto como podrá suponerse implica unos medios técnicos y monetarios importantes de tal forma que en ningún caso podrán estar al alcance de las autoridades libias.

Como resulta evidente la CPI tiene unas carencias tan acusadas que verdaderamente impide que se cree un sistema de derecho penal internacional para poder enjuiciar los crímenes más atroces de la humanidad. Además de una lista de tipos penales bastante reducida, las debilidades de la corte penal internacional surgen sobre todo a la hora de recibir al reo pues al no tener capacidad ejecutiva se convierte en cajón de sastre para los casos en los que el país no quiere enjuiciar a la persona. Aún así su papel ha sido muy relevante en sus pocos años de funcionamiento, pues a constituirse como una organización transversal, es decir, a nivel internacional los actos que se llevan acabo por personas, siempre y cuando estén tipificadas, no quedarán impunes. De esta forma pese a todas las deficiencias la CPI es una institución más disuasoria que represiva aunque establece lo que en un futuro puede llegar a ser una justicia universal.

David Jódar Huesca

 

 

 

Mas info:

- Noticia al respecto. http://internacional.elpais.com/internacional/2012/10/09/actualidad/1349789420_336598.html

- Órden de arresto de la Corte Penal internacional: http://www.icc-cpi.int/menus/icc/situations%20and%20cases/situations/icc0111/related%20cases/icc01110111/icc01110111?lan=en-GB


[1] El Estatuto de Roma fue ratificado por los primeros Estados (luego se ha ido añadiendo más) en 1998, entrando en vigor en el año 2000.

[2] “¿El fin de las dictaduras árabes?”: http://ginrevista.com/2011/03/01/¿el-fin-de-las-dictaduras-arabes/

[3] Resolución 1970 (2011)

Aprobada por el Consejo de Seguridad en su 6491 sesión, celebrada el 26 de febrero de 2011: http://www.realinstitutoelcano.org/wps/wcm/connect/da2f750046010137a221eb762a2d4af9/ONU-CS_Resol1970_Africa_Libia.pdf?MOD=AJPERES

About these ads

Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 731 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: