El gran bastión sirio: Aleppo. Consecuencias humanitarias y políticas.

30 07 2012
Fuente: bbc.co.uk

Fuente: Reuters

Los conflictos armados, sean de la índole que sean provocan siempre catástrofes humanitarias. Evidentemente, sin menospreciar a las bajas que puedan ocasionarse entre las diferentes facciones, los más perjudicados son los refugiados, que sin participar en el conflicto se ven involucrados en él. Para esta situación en términos militares suele hablarse de daños colaterales, término que sin duda resulta no sólo reductor de la realidad, sino que además es perverso. Hoy se pretende desde GIN atraer la atención del lector sobre la “cara b” de los conflictos, el drama de los refugiados.

En el caso sirio, la guerra no cesa desde que comenzó progresivamente en enero del 2011 como parte del impulso de la “Primavera Árabe”. Desde entonces se cuentan ya con más de 16.475 civiles asesinados[1], más de 30.000 personas detenidas en condiciones irregulares y más de 25.000 refugiados. Bien estas son las cifras pre-Aleppo. En los últimos días aumentan vertiginosamente, más intensamente incluso en las últimas horas desde que el régimen sirio está atacando la segunda ciudad más importante de Siria, Aleppo. Esta ciudad es lo que en la guerra libia supuso Benghazi, se trata de una ciudad clave tanto económicamente como geoestratégicamente y probablemente en ella se decidirá en gran medida la resolución de la guerra. La cercanía de esta ciudad de Turquía ha hecho que este país se haya convertido en el principal receptor de personas que huyen del conflicto. Según fuentes de Naciones Unidas, los refugiados de Aleppo ascienden a 200.000 personas[2]. Efectivamente, estamos hablando de que en los últimos días se ha multiplicado por diez los refugiados hasta la fecha.

Turquía ha cerrado las fronteras con Siria al tráfico comercial en sus tres puestos fronterizos (Karkamış, Oncupinar y Cilvegözü), permitiendo que los refugiados puedan pasar a territorio turco. Una vez allí, a lo largo de la frontera con Siria se sitúan los campos de refugiados que a medida que se constituyen se desbordan. La encargada de gestionar los mencionados campos es principalmente el Alto Comisionado de Naciones Unidas para la Ayuda al Refugiado (UNCHR), que sin duda en este tipo de actuaciones demuestra su gran capacidad de respuesta ante contingencias tan imprevisibles como el ataque a Aleppo.

Como puede comprobarse, la situación es crítica. Más allá del esencial y excelente trabajo del UNCHR, la solución pasa por una resolución vinculante del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Es evidente que ya no se trata de un conflicto interno, sino que está poniendo en jaque la estabilidad de la zona. En este sentido puede llegar a resultar esperanzador que Francia, que asume la presidencia el 1 de Agosto, convoque en las próximas semanas una reunión extraordinaria y urgente del Consejo de Seguridad[3]. Es evidente que en la reunión no se producirá la tan deseada resolución, pero sí que será un paso decisivo para que en los próximos meses pueda aprobarse una zona de exclusión aérea tal y como se hizo en Libia. Para ello hay que tener en cuenta dos factores: por un lado, Aleppo debe resistir el ataque del ejército sirio y constituirse como “capital rebelde”; y, por otro lado el veto de Rusia y China debe ser neutralizado, para lo que resulta esencial el soft power que pueda esgrimir tanto EEUU como potencia hegemónica, como Francia, como  presidenta del Consejo de seguridad.

David Jódar Huesca

About these ads

Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 730 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: