Recoger a los niños “del cole” (13.06.12)

13 06 2012

Source: Globovision.com

El uso de aviones oficiales ha sido en todos los países extremadamente vigilado, bien sea por seguridad o porque éstos sean un símbolo en sí mismos (como el Air Force One); pero se trate del país del que se trate (hablando de democracias, por supuesto) su uso se sobreentiende encaminado al bien del país.

Muchos “aviones insignia” han sufrido ataques más o menos efectivos[1], pero lo más criticado de estas aeronaves no es lo que simbolizan, sino el mal uso que de éstas se hace.

Ayer la Presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner protagonizó la sorpresa en la Comunidad Internacional al montarse en el avión presidencial argentino; no porque se dirigiese a alguna cumbre internacional o en viaje de estado, sino porque fue a buscar a su hijo. A su hijo de 35 años. Máximo Kirchner.

Pese a que el uso familiar del avión presidencial argentino (el Tango 001, un Boeing 757) está permitido por el Decreto 648, de 2004; Cristina Fernández, visitando a su hijo mayor (“El Querido”, llamado a suceder a sus padres) en la localidad turística de Río Gallegos, tuvo que volverse casi inmediatamente a buscarle, activando una operación militar de “rescate”, con helicópteros en los aeropuertos de Río Gallegos y Buenos Aires a su vuelta. La razón: Un dolor de rodilla de su hijo, aquejado de artritis séptica crónica.

Los gastos asociados a este rescate (entre el alquiler del avión, movilización de efectivos, las dos ambulancias, guardaespaldas…) se estiman en unos 80.000 dólares. Es bien sabido que Cristina Fernández se desvive por sus hijos, hasta el punto de abandonar, en ya bastantes ocasiones; sus obligaciones presidenciales, como ya se ha comentado en Argentina: Psicoanálisis y política la Presidenta argentina, gracias a este tipo de acciones, en contra de la lógica política suele ganarse adeptos. Su imagen de mujer y madre fiel, aunque férrea política le ha hecho ganarse el favor de la sociedad argentina; pero esto parece que ha sido pasarse de la raya. Pese a que esta acción responde perfectamente al modo de actuar de Fernández, es muy plausible pensar que a los argentinos no les va a hacer mucha gracia. Las madres hacen lo que sea por sus hijos, pero en cuanto los medios no son propios sino públicos (aunque la familia presidencial argentina no tenga la obligación de declarar sus gastos de viajes, tanto oficiales como oficiosos) la opinión pública pesa; y la popularidad de la Presidenta puede verse mermada, además, y como era de esperar, aún no se ha pronunciado la Casa Rosada al respecto, pese a que la oposición pide la cabeza de la Presidenta.

José Enrique Conde

About these ads

Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 731 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: