Vigilancia.by

13 01 2012

Fuente: нарочнонепридумаешь.рф/o/

En una fría mañana de inverno, un profesor nos dijo en clase: “Internet fue creado para que no se pudiera controlar”. Aunque no se refería al primer Internet inventado por el ejército americano durante la Guerra Fría (¿qué hubiéramos hecho sin ella?), esto es un principio fundamental de su desarrollo, que ha dado lugar a una nueva manifestación de la libertad de expresión por todo el mundo. Aún así, tanto gobiernos de países dictatoriales como democráticos pretenden cambiar este nuevo paradigma. Desde el caso iraní, que durante el fiasco de las pasadas elecciones donde los servicios interiores intentaron reprimir las acusaciones de represión de los ciudadanos bloqueando páginas de redes sociales (como Facebook, aunque la utilización de un proxy es la manera más fácil de saltarse la prohibición, lo cual ha hecho que haya 17 millones de usuarios de esta red social en el país, según BBC Mundo) hasta el caso de la ley SOPA en EEUU. En este último caso, la razón es combatir la piratería en Internet y en defensa de la propiedad intelectual (apoyado por la industria cinematográfica) pero sitios como WikiLeaks quedarían fuera del campo de juego. Como siempre, la ley puede hacerse muy flexible ante la presión política.

Nos ha llamado la atención en GIN Revista un nuevo ejemplo de intromisión draconiana de un gobierno en lo que deberían consultar sus ciudadanos en Internet en un país poco conocido en el viejo continente (que ni siquiera se encuentra en el Consejo de Europa) y por ello se podría considerar la “Corea del Norte europea”, puesto que como se comentará a lo largo de este estudio el país difumina aún aires de república soviética.

Según BBC Mundo, este país ha restringido el acceso a páginas de Internet con la ley 317-3, en vigor desde el 6 de enero, puesto que los proveedores de línea han de monitorizar los movimientos cibernéticos de los ciudadanos bielorrusos. El Estado tiene la posibilidad de bloquear el acceso a páginas vistas como extremistas o en contra de la seguridad del Estado. Incluso, se pide a los propios ciudadanos de ser policías para el Estado, bajo pena de multa si acceden a sitios prohibidos.

Hágase de paso: “Buenos días, Gran Hermano, saludando fielmente el siervo del Estado, a su servicio”. Parece que aunque George Orwell no tuviera Internet en mente cuando escribió 1984, se acerca en esencia a una realidad espeluznante.

Las implicaciones prácticas de esta ley tienen consecuencias tanto empobrecedoras como absurdas. Una compra por Internet, por ejemplo a través de Amazon, deberá hacerse por un intermediario bielorruso, puesto que ahora es ilegal, según el diario británico The Guardian. En los cibercafés o en casas, los propietarios están encargados incluso de vigilar a los usuarios que transitan páginas web extranjeras, quedando ellos responsables de donde se meten estos últimos. Si no lo denuncian, ellos se arriesgan a recibir una multa. En una lista de páginas prohibidas, curiosamente figuran páginas web de la oposición (como Charter97, Belaruspartisan y el blog de un cómico llamado Yauhen Lipkovich, según Reporters Without Borders). Recordemos que el fundador de Charter 97, Oleg Bebenin, se hallo muerto en septiembre de 2010 en su dacha, ahorcado pero lo más extraño es lo siguiente: tenía la pierna rota. Que descanse en paz.

En un informe emitido por Reporters Without Borders llamado Enemies of the Internet, Belarús clasificó en posición 154 de 178 países, considerándose pues como Estado “bajo vigilancia”.

Ustedes mismos pueden comprobarlo visitando el “portal legal de internet de la República de Bielorrusia” (http://pravo.by/ o http://law.by/ para la versión en inglés). En la sección de “Foreign Internet Resources”, solo deja acceder a páginas web para hacer consultas sobre sistemas políticos extranjeros. La página web explica que fue idea del presidente poner este portal en marcha desde 2002.

El lector se tiene que fijar en los primeros signos de no sólo algo relacionado al sistema presidencial de un país sino de algo ya visto en países como Libia y Corea del Norte: un presidencialismo idiosincrático, donde se idolatra a su líder y donde la oposición es percibida como el eje del mal. Para ver una asociación aún más explícita, el servicio secreto se sigue llamando KGB (siglas rusas que significan “Comité de Seguridad del Estado”), herencia de la URSS, actualmente presidido por Vadim Zayitsev, antiguo miembro de seguridad del presidente (para consultar esta información, se puede acceder a la página web de esta institución: http://www.kgb.by/eng/).

La sociedad civil creo en Internet un grupo en Facebook (“Wanted criminals in civilian clothes”), blogs y la siguiente página web (https://www.posobniki.com/) para demostrar abusos e identificar a los perpetradores de este servicio secreto. También se les acusa de orquestar ataques cibernéticos sobre Charter 97.

La ley resulta ser en esencia un mecanismo de defensa en reacción a los movimientos en el Magreb y Oriente Medio donde Internet y las redes sociales dieron el pistoletazo de salida a la insurrección de toda la ansiedad y frustración de pueblos sedientos de democracia y de libertad de expresión. Si una cosa hemos aprendido de Egipto y Túnez, es que una vez que miles de personas salen a la calle y paralizan la actividad rutinaria y sobre todo económica de un país, la represión no fue sino un mecanismo de enfurecimiento mayor de la población, lo que les dio fuerza para luchar contra el Estado. Y eso es algo que Lukashenko no quiere arriesgarse. Seguramente para que al menos le dé tiempo para irse en su jet.

También es un mecanismo de acto reflejo para asegurar el puesto a su futuro presidente Alexander Lukashenko que lleva en el poder desde 1994 (mirar la foto, con su hijo, en un desfile militar recordando la Unión Soviética) y reprimir cualquier duda ante su figura (también algo típico de un presidencialismo idiosincrático, donde el líder siempre tiene la razón). Se podría plantear si el presidente seguirá los mismos pasos que Kim Il-Sung en Corea del Norte, para dejar el camino libre para su posible sucesor: su hijo (aunque en la foto, parezca estar algo asustado el pobre…).

Ya en diciembre 2010, según El estado del mundo 2012, en las elecciones presidenciales donde en la primera vuelta obtuvo un 79,6% de los sufragios (otra reminiscencia de antiguas repúblicas comunistas), 600 personas fueron interrogadas y encarceladas en reacción a los resultados. De entre los interceptados, figuraban miembros de la oposición, como el ex viceministro de Asuntos Exteriores Andrei Sannikov y existen alegaciones que contemplan que fue torturado junto a Mikalai Statkevich, militar y político condenado por la corte del distrito de Leninski de Minsk a seis años de cárcel (según la organización Free Belarus Now y declarado por Amnistía Internacional como “preso de conciencia”). De nuevo, el diario The Guardian reclama que siete de los nueve candidatos de estas elecciones fueron arrestados. Por estas razones, hoy en día, muchos miembros de la oposición se encuentran exiliados en países vecinos como Polonia y Lituania.

Alexandra Goujon, en El estado del mundo 2012, nos cuenta que en respuesta a estos acontecimientos, la Unión Europea impuso sanciones contra el régimen en forma de denegación de visado y de congelación de activos a 150 personas supuestamente implicadas tanto en la represión como en el fraude electoral. Pero sólo consiguió que Belarús se ensimismara más y buscará apoyo con Rusia y Kazajistán, con los cuales tiene una política aduanera común desde el 5 de julio de 2010.

Esto nos da pié para añadir que la economía parece ser otro de los grandes problemas de este país. El año pasado, el Estado devalúo el rublo bielorruso un 36% para arreglar los problemas que tenía con sus reservas extranjeras pero esto provocó una ola de cambio de moneda y de consumo ante expectativas de mayores devaluaciones. Aunque consta de un crecimiento alto (7,6% PIB en 2010), sufre de un problema de inflación (bajado al 10%, aunque no es de extrañar si se producen, por ejemplo, devaluaciones tan radicales) y de alto déficit público (un 16% PIB, en parte provocado por el aumento de los sueldos de los funcionarios como “incentivo” electoral).

Un régimen autoritario, hemos llegado a la conclusión, no es bueno ni para el pueblo (que sufre la represión y el maltrato del Estado) ni para la economía (puesto que con estas condiciones de derechos humanos y estrictos controles, ¿se atrevería a invertir aquí?). Entonces, es la hora de hacer entender que una democratización es necesaria en Bielorrusia (la última dictadura europea), aunque en los altos puestos de este “politburó” se piense lo que George Orwell sugirió en su libro Rebelión en la granja:

“Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”.

 Cecilio Oviedo

Referencias: 

El Estado del Mundo 2012, ediciones Akal

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/01/120106_tecnologia_internet_censura_aa.shtml

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/11/111122_eeuu_congreso_ley_antipirateria_censura_wbm.shtml

http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2012/jan/06/belarus-freedom-internet

http://www.huffingtonpost.com/2012/01/06/alexander-lukashenko-belarus-internet-restrictions_n_1189084.html

http://en.rsf.org/belarus-belarus-authorities-turn-up-the-06-01-2012,41634.html

http://www.freebelarusnow.org/2011/10/mikalai-statkevich/

http://www.es.amnesty.org/temas/presos-de-conciencia/quienes-son/

About these ads

Acciones

Information

One response

3 08 2012
Estimados lectores, colaboradores, amigos: « GIN

[...] escrito por Alejandra Sanz, “Approaching Japan’s foreign policy” por Tomás Galván, “Vigilancia.by” por Cecilio Oviedo y un largo etcétera. Resaltando estos artículos no pretendemos menospreciar [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 717 seguidores

%d personas les gusta esto: