Conflicto entre Desarrollo y Medio Ambiente. Dilma Rousseff se juega su credibilidad.

15 12 2011

En el Mato Grosso, oeste de Brasil, 31 máquinas modernas realizan la colecta de soja, mientras 12 tractores plantan maíz. Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores. Departamento de Promoción de Comercio.

En política como en casi todos los asuntos de la vida las cosas  nunca suceden porque sí. Decisiones que se toman a fecha de hoy obedecen a estrategias diseñadas en el pasado. Brasil no es una excepción.

El 1 de diciembre de 2011 el embajador André Correa do Lago, jefe de la delegación brasileña en la XVIII Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático en Durban dijo: “Si el Protocolo de Kioto, que expira a finales de 2012, no se renueva será un gran desastre. Brasil considera que los esfuerzos hacia un segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kioto es una prioridad absoluta”. Sólo cinco días después, el 6 de diciembre, el Senado brasileño aprobaba la reforma  del Código Forestal vigente desde 1965.

Brasil como Estado sostiene en los Foros Internacionales un discurso a favor de la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero mientras que en clave de política interna adopta normas que contradicen esta postura.

Hasta ahora este Código Forestal obliga a los ganaderos y agricultores  a mantener un 35 por ciento de bosque en la sabana, un 80 por ciento en la Amazonía y un 20 por ciento en otros lugares. O dicho de otra manera, en los Estados amazónicos sólo el 20 por ciento del terreno es cultivable. Sin embargo, en la práctica hasta un 90 por ciento de los agricultores no han cumplido nunca con la ley. Brasil es uno de los mayores productores y exportadores de soja, carne y cereales, pero ello exige previamente la deforestación para conseguir terreno cultivable y pastos para el ganado, lo que supone a su vez dos tercios de las emisiones brasileñas de gases de efecto invernadero.

En 1995 la deforestación de la Amazonía alcanzó los 30.000 kilómetros cuadrados anuales. Ante la magnitud del desastre ecológico el Gobierno adoptó drásticas medidas  que incluían las redadas continuas e incluso el control de las talas por parte del Ejército. Los efectos no se hicieron esperar: la superficie deforestada en la Amazonía brasileña descendió de 29.059 kilómetros cuadrados (una superficie como Galicia) a solo 6.451 en 2010 – convirtiéndose de este modo Brasil en ejemplo en la lucha contra la tala ilegal-  pero también, desde mediados de los noventa los latifundistas han intentado modificar el citado Código Forestal en varias ocasiones. Detrás de estos “asaltos” legislativos se encuentra la Confederación Nacional de la Agricultura, que agrupa a agroindustrias y grandes hacendados y cuenta con numerosos parlamentarios.

Cuando en abril de 2011 se debatía en el Congreso brasileño la modificación de esta Ley miles de agricultores se manifestaron enfrente como medida de presión: exigían que la nueva regulación ampliara el espacio cultivable y dejara de considerarlos “ilegales”. Apoyados por los lobby de los negocios agropecuarios la Cámara aprobó el proyecto por  410 votos contra 63.

El primer asalto había sido ganado.

El pasado martes 6 de diciembre el Senado lo ratificó por 58 votos contra 8. Durante su tramitación el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) principal socio del Gobierno introdujo, entre otras,  las siguientes enmiendas: considerar como legales las ocupaciones de áreas de protección ambiental realizadas hasta 2008 y reducir en la Amazonía el área de reserva forestal obligatoria a 50 por ciento frente al 80 por ciento actual. La primera de estas enmiendas es especialmente importante pues al considerar legales todas estas ocupaciones los agricultores ya no están obligados a reforestar (lo que les supondría un coste de 600.000 millones de reales o 373.000 millones de dólares) o en su defecto pagar multas elevadas.

El segundo asalto había sido superado.

Saltaron todas las alarmas, no solo en Brasil sino en el mundo entero. En contra del proyecto legal se han pronunciado organizaciones ecologistas. Tatiana Carvalho miembro de Greenpeace Brasil apunta que con el artículo 61 del texto,  “Da igual si se taló ilegalmente, se podrán talar o quemar legalmente 22 millones de hectáreas, se amnistía la deforestación de 30 millones de hectáreas y se condonan multas por unos 4.000 millones de euros”. Por su parte Jim Leape director general de WWF International, señaló que “La aprobación de esta Ley amenaza con revertir los avances logrados por Brasil. Si la regulación entra en vigor sería prácticamente imposible para Brasil alcanzar los compromisos internacionales asumidos en Copenhague en 2009 sobre el cambio climático”. Pero no sólo han sido organizaciones defensoras del medio ambiente las que se han posicionado en contra, la Academia Nacional de Ciencia denunció que ha sido ignorada en el debate parlamentario y que esta Ley supondrá un aumento por parte de Brasil en las emisiones de CO2 y extinciones de al menos 100.000 especies. Incluso la Iglesia católica se ha mostrado contraria y a través de su Consejo Episcopal Pastoral expresó en un comunicado que este proyecto no representa un equilibrio entre conservación y producción. En un gesto único hace unos meses los diez ministros de Medio Ambiente que tuvo Brasil entre 1973 y 2010,  enviaron una carta a la Presidenta Dilma Rousseff pidiéndole que evitase el desastre anunciado.

Sin embargo la senadora Katia Abreu, presidenta de la Confederación de Agricultura y Ganadería de Brasil lo ve de otra manera y muestra públicamente su satisfacción. En su opinión no se puede dejar al 90 por ciento de los agricultores en situación ilegal y añade que “la nueva legislación comprende la importancia que tiene mantener la actividad agrícola de Brasil, que ha crecido hasta ser uno de los mayores sectores del país”. En 2006 Brasil superó a EE UU como principal exportador de soja. El 25% de la que se produce en el mundo procede del país. Según la confederación, en las últimas tres décadas la producción de grano en Brasil se ha triplicado. El sector agroindustrial, defiende la reforma aduciendo la necesidad de ampliar los territorios de cultivo para garantizar la seguridad alimentaria y precios más bajos de los alimentos.

 Según  The Nature Conservancy (TNC) el instituto de investigación Dafolha realizó una encuesta de opinión y  los resultados fueron que el 77% declaró estar en contra de que se eliminara la obligación de restaurar el bosque y el 79% se opuso a perdonar las sanciones y las multas y se mostró conforme con un posible veto de la presidenta Dilma Rousseff. En resumen que el pueblo brasileño no aprueba en su inmensa mayoría esta reforma y confía en que su presidenta cumpla el compromiso que adquirió durante su campaña electoral: que no permitiría ninguna reforma legal que supusiera un incremento de la deforestación.

Dilma Roussel debe sopesar muy bien la decisión que adopte respecto del Código Forestal (vetarlo o no, íntegramente o sólo los artículos más contestados) y no sólo porque se juega su credibilidad interna y su coherencia en los foros internacionales,  sino también porque Brasil es un referente para otros países en vías de desarrollo depositarios de grandes extensiones naturales de alto contenido ecológico.

¿Resistirá Dilma Rousseff la presión de los lobbys agropecuarios brasileños y apostará por un crecimiento menor de Brasil pero más respetuoso con el medio ambiente o accederá a los intereses comerciales de los latifundistas decepcionando de este modo a su pueblo e incumpliendo con los acuerdos internacionales firmados?.

Es esta una batalla que se libra lejos, pero que nos afecta a todos. El desenlace del último asalto en los próximos meses…

Alejandra Sanz

Fuentes consultadas:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Parlamento/Brasil/aprueba/amnistia/destructores/selva/amazonica/elpepuint/20110525elpepuint_7/Tes

http://www.ecolomagtunisie.com/ecologie/adieu-a-la-foret-amazonienne.html/

http://www.goodplanet.info/Contenu/News/Bresil-le-cineaste-Meirelles-fait-campagne-contre-le-nouveau-code-forestier/(theme)/1652

 http://www.bbc.co.uk/news/world-latin-america-13538578

 http://www.bbc.co.uk/news/science-environment-13544000

 http://www.rtve.es/alacarta/audios/asunto-del-dia-en-r5/asunto-del-dia-r5-amazonia-brasilena-nuevo-peligro/1267220/

About these ads

Acciones

Information

20 responses

16 12 2011
José

Un excelente artículo. De nuevo se hace patente los compromisos de los gobiernos con lobbies extraparlamentarios y, a su vez, el poco margen de maniobra en las decisiones políticas si atendemos a las exigencias de esos grupos de presión.
No olvidemos que estamos hablando del pulmón del planeta, por lo tanto cuestiones como las que se describen en el artículo deberían preocuparnos a nivel internacional.
José Miguel Colmenero – Periodista – Murcia

16 12 2011
Fernando Garrido

Buen artículo, Alejandra! habría que tener en cuenta también la deforestación tan brutal que han venido sufriendo los países europeos. Ahora bien, es verdad que eso no justifica mantener políticas poco compatibles con la preservación de la calidad ambiental.
Madrid

16 12 2011
Paloma Ruano

Excelente artículo, sobre un tema tan actual y problemático. Me ha sabido trasladar a Brasil, ( estupenda fotografía), entender la gran resposabilidad que va a tener Rousseff, e introducirme en un conflicto que esperemos se resuelva bien para todos. Me ha entretenido su manera de contarlo, y espero, en breve, una continuaciòn.

16 12 2011
Leticia Vázquez

Imprescindible artículo el de Alejandra Sanz, que sabe expresar con alma y con datos rigurosos este desastre. Sus palabras son la voz de la mayoría frente a la codicia de algunos poderosos, que tienen poder y autoridad, sí, pero entonces también la responsabilidad de respetar y cuidar la riqueza de nuestro planeta tierra y el futuro de todos.

16 12 2011
Laura Barrios

Es lamentable de nuevo observar que las politicas cortoplacistas comprometen el desarrollo mediambiental y social de un país con las posibilidades de Brasil. Espero que finalmente se imponga algo de sentido común frente a, por ejemplo, la última decisión tomada por Canadá de abandonar el tratado de Kioto para no abonar las multas por incumplimiento del tratado.
Enhorabuena a la autora por el tema y el trabajo.

16 12 2011
Joan Miquel Perpinyà

Verdaderamente ilustrativo de la situación de serio peligro que corre la amazonia brasileña. Cada avance en materia de protección del medio ambiente es contrarrestado de inmediato por los poderosos lobbyes de la industria agroalimentaria. Además, Brasil sufre otra situación que agrave el problema: la corrupción política. Siete son ya los ministros de Rousseff que se han visto obligados a dimitir al ser relacionados con escándalos de tráfico de influencias. La presidenta tiene una oportunidad de oro para restaurar su credibilidad vetando la Ley.

16 12 2011
Gabriela Hernández, Ciudad de La Habana

Excelente artículo el de Alejandra sobre el conflicto -tan debatido internacionalmente- acerca del costo del desarrollo actual sobre el medio ambiente. Es muy objetivo su análisis, nos lleva a una profunda reflexión: se debe continuar apoyando la creación de riquezas cortoplacistas a toda costa, o se debe enfrentar el gran reto de distribuir mejor las riquezas que ya se producen en un país, usando parte de esas mismas riquezas incluso para proteger mejor el medio ambiente? El conflicto levantado por Alejandra entre la política interna y externa del gigante sudamericano es de interés de todos. No sólo los brasileros deben estar preocupados por la decisión de su presidenta , debemos estar preocupados todos aquellos que sentimos la responsabilidad de legar a nuestros descendientes un planeta habitable.

16 12 2011
María Teresa

Alejandra Sanz, tu artículo es verdaderamente Impresionante.
Desgraciadamente es así, los políiticos llegan al poder y luego les da igual no cumplir con las promesas hechas a Todo un pueblo ( para captar votos )
y una vez que logran su cometido, solo piensan en su beneficio propio, pues todas estas gestiones van de la mano de intereses económicos.
Ya hace tiempo que estamos notando grandes cambios en Toda la Tierra. Parece ser que esta gente no piensa en el Mundo que les quedará a las generaciones que nos siguen ( entre ellas las de sus mismo hijos, nietos.. )
Es terrorífico pensar la falta de escrúpulos de unos pocos que nos perjudican a Tantos.m
Esperemos que en algún momento este grupo de personas tenga un momento de lucidez y sepa obrar en pro de la humanidad.
Estaré pendiente de tu próximo artículo.
María Teresa. Madrid.

16 12 2011
Esteban Padullés-Roig

Excelente articulo de Alejandra Sanz, por el contenido, los datos que aporta y lo ameno de su lectura.
En cuanto al problema que aborda, desgraciadamente, es mas de lo mismo. De poco han servido hasta ahora las voces que se han alzado en defensa de nuestro planeta, porque la fuerza de la codicia de los que manejan el mundo es mas potente, desafortunadamente, que la fuerza de la razón de los que solo podemos depositar nuestro voto en una urna. Espero de Dilma Rouseff, sea consecuente con sus promesas electorales, y que no ceda al poder desmedido y sin control de los lobbys que manejan el mundo. Es un buen momento para dar ejemplo, y para reivindicar la honestidad y seriedad de los políticos actuales, que tan deteriorada esta.
Espero que en tu próximo articulo, nos puedas dar buenas noticias, de la misma forma seria, documentada y amena como lo has hecho en este.
Esteban Padullés-Roig. – Barcelona

16 12 2011
Román Prieto Alcolea.

Estupendo tu artículo, querida Alejandra. Muy bien presentado y resuelto. Como casi todos los otros comentarios anteriores, coincido en que la papeleta de la presidenta es de aúpa. Creo que el problema de fondo estriba en el tratamiento que se le da a este asunto. Me explico: si se contempla el todo, es decir, si la normativa es general para un territorio tan enorme, la consecuencia segura es que el desastre está garantizado.En mi opinión esta disyuntiva se eliminaría con un criterio individual para cada actuación, lo que conllevaría un órgano de decisión especializado para cada uno de los proyectos. Así se diluye la presión de los lobbys y se actúa específicamente en cada caso. Te felicito por el artículo, y espero que mi opinión te sirva para algo. Un beso grande.

16 12 2011
Araceli Gaspar

Un artículo muy bueno, objetivo y didáctico. Después de leerlo, me queda una sensación de tristeza e impotencia, al comprobar que la amazonia, con su gran diversidad biológica , está de nuevo en peligro. Espero que la presidenta de Brasil tome conciencia de la importancia de su decisión y actúe con responsabilidad.
Araceli. – Barcelona

16 12 2011
juan

Muy interesante y además muy bien escrito. Es un tema complejo dado que Brasil es un país aún en vías de desarrollo y debe sopesar bien el coste de respetar el medio ambiente. Si este problema preocupa tanto a los ciudadanos de los países desarrollados quizás estos deberían empezar a contribuir de alguna forma y compensar el coste de una politica de este tipo.
Juan, Madrid

16 12 2011
Kathrin Tandrón. Madrid

Excelente artículo. Espero que la actividad de tantos que como a tí les preocupa el futuro, consiga remover conciencias y desatar actuaciones. Justo ayer me quedé con una frase de Eduardo Galeano que en pocas palabras expresa uno de nuestros deberes para con el planeta que habitamos: “Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”.

17 12 2011
ginrevista

Gracias por vuestros interesantes comentarios. Efectivamente muchos subrayáis el peso que los lobbys tienen en las decisiones que adoptan los políticos,  hasta el punto de que, tal y como señala José a veces dejan poco margen de decisión real a aquellos que han sido elegidos por el pueblo. Leticia me parece muy acertado tu comentario acerca de la codicia de unos cuantos (pocos pero poderosos), esta forma de actuar desgraciadamente es aún más llamativa en épocas de crisis o situaciones de injusticia social. Sin embargo no podemos olvidarnos que la codicia de unos y otros es posible porque como bien apunta Joan Miquel, la corrupción campa a sus anchas en las instituciones públicas, es este un gravísimo problema que está minando, en mi opinión, la credibilidad de las democracias.
En materia de medio ambiente y ecología política estoy de acuerdo con Laura en que desafortunadamente se observa un frenazo. Pues en vez de avanzar en esta línea, los Estados se comportan de forma irresponsable, bien no ratificando los protocolos ( cosa a la que ya algunos nos tienen acostumbrados) o bien saliéndose de los organismos internacionales defensores del medio ambiente como Canadá.
De todas formas nosotros, como bien apunta Fernando, y aunque sea a menor escala, también tenemos que hacer autocrítica. Soy consciente de que en los años 70 en España se hicieron verdaderas barbaridades ecológicas en nuestra costa y que aún ahora tenemos varios frentes abiertos en este sentido.
Me interesaron muchas cosas en esta noticia pero una de ellas es la cuestión relativa a que hay patrimonios que en realidad pertenecen a la humanidad aunque estén custodiados por un Estado determinado, y por otro la cuestión de la globalización en la toma de decisiones políticas,  que pueden ser adoptadas por un país e influir sin embargo en todo el mundo. Gabriela estoy de acuerdo contigo en que somos custodios de este planeta.
Paloma todos estamos expectantes como tú y cruzando los dedos para que Dilma Rousseff se decante por la única postura sensata posible. Por el momento tendremos que seguir esperando un poco más.  
Gracias a todos
Alejandra Sanz
Gin (www.ginrevista.com)

17 12 2011
Rafael Hernández, Berlin

Muy bueno tu artículo Alejandra. Es difícil que la conciencia ecológica se imponga cuando hay un grupo de presión (lobby) potente que ve sólo el beneficio económico a corto plazo y al precio que sea. Me inclino a pensar que la sra. Rousseff no vetará la ley. “Otro gallo cantaría” si viera en peligro su puesto o si las encuestas reflejaran que su partido perdería terreno en la intención de voto de los electores. Te aseguro que daría un giro de 180 grados como lo dio Merkel cuando después de Fukushima su partido perdió un “feudo” que tradicionalmente le fue fiel y quedó en manos de los verdes en las elecciones de ese Estado federado. Me refiero a Baden Württenberg, uno de los Estados federados más ricos de Alemania, donde tienen su sede Daimler Benz y Porsche. Para hablar en términos locales es como si dijéramos que Boadilla, tras Fukushima, quedó en manos de Equo. Merkel reaccionó y de repente ordenó desconectar todas las centrales nucleares pese a que meses antes, con la misma vehemencia, había prolongado la vida útil de éstas. A pesar de la poca esperanza que se puede tener, siempre son de agradecer lod intentos por despertar sensibilidades con un artículo como el tuyo. Enhorabuena, se nota y es de alabar que te orientes por la brújula Sanz-Prieto.

17 12 2011
ginrevista

Me alegra que este tema este dando lugar a debate y que despierte tanta sensibilidad, sobre todo el tema de los lobbys. Y como hemos comentado anteriormente, muchas decisiones unilaterales de unos pocos afectan a la inmensa mayoría de la gente. Y no sólo ahora, sino a las generaciones futuras como bien apuntan María Teresa. Es necesario cuidar el planeta en el que habitamos. Está claro que Dilma se ve aquí entre la espada y la pared. Si se decanta por la correcta decisión servirá de ejemplo para demostrar que aún perviven gobiernos dignos de legitimidad ya que como bien señala Esteban, la honestidad actual de los políticos está muy deteriorada.
“Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”, que buena frase Kathrin. Sí, seremos mejores personas, mejores seres humanos si trabajamos para ser más respetuosos con la Naturaleza, aumentar nuestra conciencia ecológica y abandonar nuestra tendencia al egoísmo y a la avaricia. En el fondo de lo que estás hablando es, porque no decirlo claramente, de justicia social, y en esto enlazo con el comentario de Román. Dice Román que el problema de fondo estriba en el tratamiento que se le da a este asunto y que hay que ir más por un criterio individual para cada actuación y que esto diluiría la presión de los lobyys. Creo que te estás refiriendo a los campesinos (no latifundistas) dueños de terrenos en la Amazonia cuyo único medio de vida para salir de la pobreza es trabajar sus tierras y a que evidentemente se verán beneficiados por esta ley que les permitirá ampliar el terreno cultivable y salir de la ilegalidad. Es cierto, cuando me documenté sobre el artículo este asunto también se abordaba, pero no desarrollé este punto. Ahora me doy cuenta de que fue un error (¡fíjate si me ha servido tu opinión!). La información debe darse completa y explicarla, aunque en mi descargo diré que estaba limitada por la extensión del artículo. La idea que propones es buena: individualizar cada actuación, es decir, analizar caso por caso y entiendo que con ello quieres decir que se sea un poco más condescendiente con el que solo pretende vivir de y con la naturaleza en una relación simbiótica de igualdad y menos con los que pretenden explotarla y esquilmara exclusivamente en aras un beneficio económico. Si estuviera en el Senado o en el Congreso Brasileño aprobaría tu moción.
Otro tema que señala abiertamente Juan y al que tampoco he hecho referencia en mi artículo es a la co-responsabilidad del mundo ya desarrollado respecto de los países en vías de desarrollo. Soy consciente de que cualquier crítica que se haga desde aquí, este llamado primer mundo, suena a hipocresía, no solo porque nosotros cuando fuimos potencias colonizadoras esquilmamos sus recursos sin ningún pudor, sino también porque nos resistimos hoy en día a contribuir económicamente con estos países para que lleven a cabo programas y políticas de contención de emisiones de Co2.
Rafael aborda en su comentario una doble cuestión muy interesante: por un lado la costumbre de los políticos de incumplir reiteradamente sus promesas electorales cuando llegan al poder y por otro la escasa conciencia que tienen los ciudadanos de que el castigo a este comportamiento está en sus manos, dejando de votar al servidor público que miente. El asunto es verdaderamente interesante y se observa en todas los sistemas políticos organizados bajo el termino Democracia. Este asunto, el divorcio evidente entre electores y elegidos, la nula participación del ciudadano en la toma de decisiones de trascendencia para sus vidas y el escaso reflejo que tiene posteriormente en el voto, es propio, en mi opinión de democracias poco maduras o de corto recorrido. Este tema daría para mucho más que una simple respuesta. Tal vez haya que ir pensando en otro artículo.
Gracias a todos por vuestras interesantísimas aportaciones que nos ayudan a ver los múltiples matices y las variantes que este asunto puede tener.
Alejandra
GIN

20 12 2011
PURIFICACION TENES

Alejandra, siento haber tardado en leer tu artículo porque me ha dejado impresionada la claridad de ideas que manifiestas en él y la acertada elección del tema. Yo también me sentí motivada a buscar más información acerca de este problema cuando el ex-presidente Lula, ante la presión internacional a favor de la Amazonía, manifestó que eran asuntos internos y que el hecho de tener tantas zonas protegidas les impedía crecer como lo hacen otros países que tanto alzan la voz.
Cada vez que voy a una ciudad en Brasil me duele ver cómo una naturaleza tan exhuberante es constantemente reducida por intereses políticos o particulares.
En el tema en concreto de la Amazonía, creo que no debería tratarse globalmente, sino buscar soluciones con lo agricultores por un lado, con los ganaderos, etc.. Es indudable la repercusión económica de cualquier decisión pero la deforestación lleva demasiado tiempo produciéndose y ya
hay una serie de prácticas establecidas que generan derechos.
Alejandra, si das con la solución al problema por favor, comunícamelo…te veo muy cerca de conseguirlo.

21 12 2011
eltraidormadrid

Excelente artículo. Las contradicciones son manifiestas y creo que sería muy interesante debatir en profundidad la cuestión del subdesarrollo en relación a la huella ecológica.

Los países del primer mundo, han sido y son los principales causantes del los desastres ecológicos que hoy padecemos. Si éstos, a lo largo de la historia expansivas del capital, se han beneficiado de la ausencia de regulaciones en torno a la degradación medioambiental, consiguiendo una auténtica “acumulación originaria” que los ha situado como potencias dominantes ¿deberían aplicarse los mismos criterios y restricciones a los países en vías de desarrollo, que intentan capitalizarse, a través de la exportación de materias primas, como es el caso de Brasil, con un alto precio ecológico?

Este es un campo donde sin duda hay mucho que decir e investigar, por lo que espero que la autora de este artículo, que ya ha apuntado cuestiones ineludibles, siga profundizando en la materia. Enhorabuena.

25 12 2011
Amila

Eine interessante Darstellung bezüglich der brasilianischen Umweltfrage.
Ob die Regierung in Brasilien die nächste „Schlacht“ gewinnt, wird sich zeigen. Es bleibt die Hoffnung, dass die Regierung mit einem ihrer nachhaltigen Konzepte, wie im Positionspapier unter dem Titel „Inclusive Green Economy“ konsequent handelt.
Welche Prioritäten hat Brasilien in Hinblick auf die Konferenz der UNO „Rio+20“, die in 2012 in Rio de Janeiro stattfinden wird?
Ich würde mich freuen, eine Fortsetzung lesen zu können.
Grüβe aus Deutschland.
Amila

11 05 2012

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 732 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: