Sudán del Sur. Nuevo país, viejos problemas. (FAQ)

15 07 2011

 

Fuente: gilastats.com

Hace apenas una semana un nuevo Estado ha saltado a la palestra de la Comunidad Internacional: Sudán del Sur. Este nuevo país nos ha mostrado, a través de sus celebraciones, su jolgorio y sus muestras de buena voluntad su intención de ser un miembro pacífico y activo del juego al que juegan las naciones.

El formato de este artículo va a variar con respecto a nuestras anteriores aportaciones. En esta ocasión versionaré un formato frecuente entre las páginas de la revista americana Foreign Policy[1] llamado FAQ (Frequent Asks and Questions). El sistema es simple, ante afirmaciones comunes acerca de un tema de actualidad intentaré responder brevemente con mi opinión, intentando rebatir o afirmar o matizar las mismas. Sin más espero que disfrutéis de este artículo:

1- La independencia de Sudán del Sur tendría que haber llegado antes. Llevaban mucho pidiendo separarse de su vecino del Norte.

No tanto como mucha gente piensa. Si bien Sudán del Sur siempre ha tenido una entidad cuanto menos diferenciada de sus vecinos del Norte, las aspiraciones nacionalistas e independentistas de este nuevo Estado son relativamente actuales. Sudán del Sur no obtuvo su independencia administrativa hasta 2007, y pese a que podemos pensar que la voluntad de enajenarse podría venir de mucho atrás, si tenemos en cuenta que Sudán no obtuvo la suya hasta 1960, y que las primeras manifestaciones pro-independencia no llegaron hasta ya entrado el Siglo XXI[2] no podemos considerar que Sudán del Sur sea una de las “clásicas” naciones que buscar su libertad. La independencia sursudanesa[3] tiene nombres y apellidos. La mente pensante destrás del movimiento de liberación no es más que Salva Kiir Mayardit, el actual y flamante nuevo (y primer) presidente electo del país. Este hombre al cual hemos visto en los últimos meses con su sombrero de vaquero es el principal organizador del movimiento que llevó a la gran mayoría de la población[4] a votar el sí por su independencia. Muchos factores influyeron a hacer que Sudán del Sur sea una realidad (diferencias religiosas, conveniencias geográficas, el olvido institucional de la zona…) pero sobretodo uno que creo que es de aplicación a la gran mayoría de los Estados africanos: las diferencias tribales. Como ya comenté en otro artículo[5] la sociedad africana es un polvorín de etnias y tribus donde las separaciones estatales no son más que un invento occidental. Por ello, no es de extrañar que la habilidad de un animal político como Kiir Mayardit, ayudado en gran parte por su cadena de radio, la SSL-FM; hiciese convencerse a las masas de su necesidad de independencia.

2- La aparición de un nuevo actor en la zona mejorará la relación entre vecinos y traerá por fin estabilidad.

Au contraire. La zona donde se emplaza Sudán del Sur es, según Human Rights Watch, la ONU y Fund for Peace una de las zonas más conflictivas del mundo, y eso a pesar de que se trata de una zona “en tensión”, sin ningún conflicto de gran envergadura[6]. Sin embargo sólo tenemos que ver con qué países hace frontera el más joven de los Estados del globo. Sudán del Sur hace frontera con Etiopía (donde el hambre crónica y el SIDA siguen haciendo mella en la población, siendo uno de los países del mundo con mayor índice de emigración hacia Europa y en la región), con la República Democrática del Congo (sobre la que ya hablaremos en otra ocasión) con Kenia (país característico donde los haya, un ejemplo de unión y estabilidad hasta las elecciones de 2007, donde el riesgo de comenzar una guerra civil sigue más vigente que nunca) con Uganda (uno de los países más pobres del planeta, pese a tener una de las mayores reservas petrolíferas del mundo, explotadas, por cierto, casi en su totalidad, por empresas Chinas) y Sudán. Este último país es el que más nos debería preocupar. La independencia de su “hermanito del Sur” no ha sentado bien a la población sudanesa, y aún más a su Gobiernos, quien ve como las reservas petrolíferas del Sur del país ahora pertenecen a otro Estado. Hemos de recordad que Sudán se encuentra en una de las posiciones más precarias en lo que a Estados Fallidos se refiere (concretamente este año se encuentra en la 3ª posición, justo detrás de Somalia y Haití), siendo el número 1 dentro de la lista de países considerados árabes. El principal problema de Sudán, aparte de su pésima gestión económica y territorial es uno de los problemas endémicos de gran parte de África: Las luchas tribales. Sudán, desde su independencia del Patronato Británico-Egipcio en 1960 ha estado en constante agitación. El conflicto con Sudán del Sur seguirá vigente por muchos años mientras no se asiente un diálogo en paz y formal acerca de las fronteras de ambos países, fronteras, por cierto, internas en las zonas más prósperas de ambos países. Si a ello le sumamos las diferencias religiosas y tribales, así como la animadversión[7] de Sudán hacia el nuevo país, podríamos estar a las puertas de un conflicto de gran envergadura.

3- Su independencia de Sudán les legitima como Estado soberano

Solo formalmente. Como ya he mencionado antes, la falta de homogenidad en el continente negro hace que cualquier intento de unificar (aunque en este caso se trate de disgregar creo que se les aplicaría la misma vara de medir) no sea real. Me explico, si los africanos no son conscientes de que les unen más cosas de las que les separan, nunca podrán conseguir la paz en la región. Las más sangrientas, fraticidas[8] y desconocidas guerras se han realizado, o se están realizando ahora mismo en África, esto hace que, sumado a la artificiosidad de las separaciones estatales de la descolonización ningún país sea realmente legítimo en el plano material. En lo relativo al plano formal la celeridad de Sudán del Sur debe ser tomada como un  ejemplo de buen hacer. Ayer mismo (14 de julio) firmaron su adhesión a la ONU, al FMI, a la Unión Africana, al Banco Mundial y a la Commonwealth; así como la solicitud de adhesión a la Liga Árabe; pese a quiebras institucionales y sociales dentro del país, se intenta dar una imagen seria, unida y consolidada.

4- Pretende ser un ejemplo para otras “naciones” sin Estado

No es, ni de lejos, el más correcto. Como ya he mencionado, el caso de Sudán del Sur es un hecho muy peculiar, pero pienso que se va a tratar de un caso más bien anecdótico. Se han dado varios factores de cara al público que pretendían justificar la independencia de su vecino del norte, pero detrás de todas esas causas o factores sólo existen dos que considero tienen la entidad suficiente para que nos encontremos en la situación actual; la política y la economía. Mientras que las famosas naciones sin estado suelen apelar a causas históricas y culturales, sin olvidarnos de la opresión del más fuerte, el conquistador; en el caso de Sudán del Sur estas razones no se dieron sino hasta momentos previos a su efectiva independencia, a modo de justificación frente a estos países que miran con los dientes largos a Sudán del Sur.

A modo de resumen me quedo con una cita de V.S. Naipail, quien considera que la Sociedad Africana es una “half-made society”[9], sus razones tiene. África seguirá siendo como es, un conjunto completamente dispar de tribus y etnias, que, en mi opinión, y dado el altísimo grado de corrupción de sus gobiernos no encontrará la estabilidad con el nacimiento de un nuevo país; pese a que el Gobierno con sede en Juba nos pretenda mostrar que todo les va a ir de maravilla considero que no deben dormirse en los laureles, el camino que les toca por delante no va a ser fácil, y sus vecinos no son, precisamente, los mejores compañeros de viaje…

 

José Enrique Conde


[1] Cuya versión española lamentablemente ha desaparecido

[2] Hacia finales de 2001

[3] Sursudanés: (adj) Relativo a o procedente de Sudán del Sur. Palabra nueva que el autocorrector de Word tiene que actualizar

[4] Un 97% en lo últimos escrutinios del referéndum por la independencia

[5] Diamantes de Sangre

[6] Al menos según los baremos que utilizamos en occidente para calificar una situación de conflicto

[7] En los último meses antes de su independencia, Sudán del Sur, perteneciendo aúna Sudán, sufrió una oleada de ataques y brutalidad policial sin precedentes, intentando acallar las voces que clamaban por el sí en el referéndum por su independencia.

[8] Quizás si exceptuamos la antigua Yugoslavia

[9] Sociedad a medio hacer

About these ads

Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 732 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: