Praising the Enemy

19 09 2013

Amidst grand statements about intervention in Syria, chemical weapons, Russian diplomatic manoeuvres and death tolls, little attention has been paid lately to one of the biggest and best known enemies of America: Al Qaeda.

Compared to Putin’s letters to American newspapers or diplomatic strategies to settle the Syrian question, the message of Al Qaeda’s current leader, Ayman Al-Zawahiri, has passed relatively unnoticed. And still, between the lines of his speech in 9/11 this year, al-Zawahiri gives some of the key points about intervention in Syria. Or better, of why not to intervene in Syria.

This story is an old one, but everyone in American politics seems to suffer a chronic amnesia over this point. Indeed, it is based on two old stories: the first one, is the American public debt, which caused a great deal of fear during the fateful year of 2008 and the early years of the crisis, but which, also, politicians have tried to relegate to oblivion since the 2000 presidential election. The second is the long record of mistakes that US diplomacy has committed when dealing with jihadist movements and threats, starting with the financing of Osama Bin Laden’s militias in their struggle against the Soviet Union in the 1980’ Afghanistan.

Al-Zawahiri’s speech is at the same time dealing with old and current problems. In his message, Al Qaeda’s leader apparently says nothing new: what he had to say, Osama Bin Laden had already said, and American politicians had already tried to forget. Basically the emphasis of his speech was centred on the goal of straining American economy to the point of bankruptcy. To achieve this objective, Al Zawahiri pretends to “bleed America economically by provoking it to continue in its massive expenditure on security, for the weak point of America is its economy, which has already begun to stagger due to the military and security expenditure”.[1] Nothing that Osama didn’t say in the past, and still, one new word. Note it, for it is the key of this article: “continue”.

Al Zawahiri knows what he is saying, and he is an intelligent man. The American public debt is the largest ever seen in the world, far larger than the debt inherited after the Second World War, the biggest armed conflict in history. The only real threat to American economic hegemony. And still, few remember that the so-called ‘Public Debt Clock’ once stood in the middle of New York city, informing its citizens publicly, not only of the overall debt of the state, but also of each family’s share. Few remember that both candidates to the presidency in 2000, Al Gore and George W. Bush, promised either to get rid of the public debt, or to diminish it.[2] And still, the closure of that clock, along with the huge indebtedness that followed, was the success of one man, and one organization: the man, Osama bin Laden, the organization, Al Qaeda.

After the 9/11 of 2001, the public debt clock was shut down, Al Qaeda’s real biggest victory to the moment. What followed were two of the biggest wars America has been involved in since Vietnam, the invasion of Afghanistan in 2001, and the invasion of Iraq in 2003. Both of them costly failures, but what is worse, both of them made American public debt completely unmanageable. This, as Al-Zawahiri says, as Osama Bin Laden knew, is the weakest point of America’s economy. Especially since most of this public debt is in America’s worst enemy’s hands: China. To put it in a simpler way: Al Qaeda forced, by attracting America to two long military interventions, to sell their sovereignty to the best bidder, which turned out to be China.

The second story, is that of America doing the dirty job for fundamentalist groups. In 2003, America deposed a government that, however dictatorial, had worked for them sustaining a long war against Iran. The outcome was to throw Iraq to the hands of jihadists, to get rid of one of Iran’s worst enemies, and to indebt America. Not happy with that, the intervention in Afghanistan didn’t achieve any other major success: it was costly, it alienated the Afghans against a regime that is perceived as corrupted and imposed by foreigners, and it also alienated one of America’s most crucial ally in the fight against Al Qaeda, Pakistan.

Now, America’s debt is uncontrolled, its capacity to act against threats diminished by their own indebtedness, and their enemies rejuvenated by American weakness and hostility against the US growing in countries that were once strong allies.

But there is still scope for a bit more of American indebtedness, weakness, and alienation. Syria has been respected until now, but it may become Al Qaeda’s next battlefield in its – this is the truth – economic battle against the West.

Even though an agreement was reached on the handing of Al Assad’s chemical weapons through Russian intermediation – a major Russian diplomatic victory –, France, the United Kingdom and the US still seem to be willing to go further in the mud. In Paris, the Foreign Ministers of this three nations agreed to keep supplying the rebels with weapons, and although the intervention is discarded now – by vote in the case of England -, there may arise issues in the future to justify an invasion.[3] It is better then, to see this as intervention postponed, rather than intervention cancelled.

But who are this rebels that the US is so obsessed with helping? How is the outcome to prove so beneficial for the US so as to justify further expenditure when the American economy is just recovering? There is not a unified front against the Syrian government. A IHS Jane’s report published before Kerry’s threatening words in Paris informed that only around 30,000 fighters out of 100,000 may be secular nationalists, with an estimated of 10,000 that openly belong to Al Qaeda-linked bands. Charles Lister, the author, stated that “the idea that it is mostly secular groups leading the opposition is just not borne out”.[4]

Barbaric behaviour is not exclusive of Assad’s government. Catholic webpage Alerta Digital reported crimes committed by opposition combatants against Christians in Syria. One of them, the rape and murder of a Christian under-aged girl,[5] the second, the rape and murder of Miriam, a 15 year-old Christian girl killed by militants associated with the jihadist group Jabhat al-Nusra.[6] The difference is that Assad commits his crimes with his own chemical arsenal, while these Christian girls were probably killed by American-paid bullets. This news, is worth noticing, can be found only in Spanish or Arab; no attempt has been made to report them in English of French.

Does this not resemble American support of Bin Laden’s militias in Afghanistan? Not only that. Al-Zawahiri and Bin Laden knew the game they’re playing. Didn’t the Soviet Union finally collapsed when Reagan and Thatcher decided to start a weapon run that the Soviets couldn’t finance because they were still clearing their debts after their Afghan war?

Obama faces a difficult position now. Intervention most clearly will mean leaving Syria in jihadist hands and to threaten the small economic recovery loading the burden of the state. Compliance to Russian diplomacy means weakness. In an analysis published the 12th this month, Global Agency Stratford already accepted Russian manoeuvres as a pretended trap to gain leadership at America’s expense.[7] If it certainly was, then the Russians may win or lose. It is America who has let herself be in a lose or lose position: if they just accept the status quo after the handling of the chemical weapons, Russia has won. If they intervene, they will be following Al Qaeda’s predicted policy, and Al-Zawahiri wins.

America’s major mistake has been to let themselves be caught in this double front, and still, the best option would probably be to let the Russians gain the initiative (which they may lose in their own dealings), rather than to follow Al Qaeda’s agenda. For as crude as it seems, the US has been doing, in Iraq, Afghanistan, and maybe Syria, what Al Qaeda not only expected, but wanted: waste of money, instability, greater debt, greater numbers of jihadists. The US political class must not keep blind and deaf to their own mistakes and keep proposing military interventions. The American economy is strong enough to handle the Great Crisis after the debt of Iraq and Afghanistan, but a conflict of the same scale can prove to be unbearable.

Juan José Rivas


[2] Fergusson, Niall, The Ascent of Money





Cambio de escenario en Siria

3 08 2013

Fuente de la imagen: http://www.abc.es

A principios de junio, los leales a Bashar El-Assad tomaron el estratégico pueblo de Al-Quseyr, en la frontera con el Líbano y en el camino hacia Homs, la ciudad que abría la llave para conectar Damasco y la provincia costera y alawí de Latakia. Ahora, ha sido la propia Homs la que ha sido retomada. Con esto se asegura el control de la conexión Damasco-Latakia, clave para el régimen de Bashar El-Assad ya que abre una importante vía de suministros por mar y le permite ofrecer un frente consolidado con las dos zonas que más le apoyan, las cuales ya no están aisladas entre sí. En este estudio analizaremos cuáles han sido los motivos por los que el escenario bélico ha cambiado tan radicalmente y qué consecuencias puede tenereste cambio.

La situación para El-Assad, que hace un año parecía desesperada, es ahora bastante favorable. Gran parte de la culpa en sus recientes éxitos la tiene el Hizbolá libanés. El “Partido de Dios”  había intentado mantener una política de baja involucración en el vecino conflicto sirio para no perder su posición en el Líbano, ganada a base de presentarse como un defensor del conjunto del pueblo árabe frente al enemigo hebreo. De esta forma, a pesar de que apoyaba a El-Assad, su intermediario y vía de acceso a los suministros de los patrones iraníes, lo hacía simplemente con suministro de armamento y retórica, y quizá desplazando ocasionalmente soldados, pero no en gran número. No obstante, había llegado un momento en que la amenaza de que el Gobierno sirio cayera era demasiado grave, y esto sería fatal para la organización pues cortaría sus lazos con Irán, su única razón de existir. Es por esto que, en la disyuntiva entre ser odiado y dejar de existir, ha decidido convivir con el odio de quienes antes le aclamaban y ha mandado a sus tropas en masa al combate en Siria. Hizbolá es extremadamente poderosa en el plano militar y está muy curtida en enfrentamientos no convencionales, por lo que su ayuda ha sido decisiva a la hora de reconquistar Al-Quseyr y Homs.

No obstante, más que un mérito de El-Assad y sus aliados, lo que se ha producido ha sido un demérito de sus enemigos. La cada vez mayor fragmentación y radicalización de los opositores a El-Assad ha dificultado una ayuda que compromete demasiado a los donantes. Occidente ha apoyado a los alzados, desde luego. No con una intervención militar, algo que de todos modos muy pocos reclamaban, pero sí suministrando armamento y material bélico, además de humanitario. No obstante, esto ya no se quiere seguir haciendo porque el riesgo de que las armas caigan en manos inadecuadas es cada vez mayor. La única alternativa cercana a los postulados de Occidente es la que representan los demócratas sirios exiliados en Estados Unidos y Europa, pero su voz es demasiado baja y, sobre todo, están demasiado alejados del sentir de sus compatriotas. La única organización que podría tener una cierta coherencia y estructura, así como capacidad de influir en la Siria real, es el Ejército Libre Sirio, incluso aunque esté plagado de islamistas camuflados. Pero las recientes derrotas, unidas al hecho de que su centro de mando está en Turquía y por tanto lejos de las zonas estratégicas de combate en esta fase de la guerra, han debilitado sobremanera su posición.

Más allá de esto, lo único que queda es una miríada de grupos que tienen un ideario demasiado cercano a Al-Qaeda (cuando no están directamente vinculados con ella), o son simplemente criminales que en circunstancias normales estarían siendo encarcelados o ejecutados pero que han aprovechado la situación para cometer todos los desmanes que quieran de forma impune y hasta “legitimada”. La oposición al Baaz ha caído presa de los excesos de todas las guerras y ahora sus atrocidades son prácticamente indistinguibles de las que comete el régimen al que pretendían derrocar. Son famosas las imágenes del miliciano rebelde devorando el corazón de un enemigo abatido, o el asesinato de un vendedor de nueve años que, al asegurar que no fiaría dinero a Mahoma, recibió un balazo en la boca.

En esta situación, es difícil que la oposición reciba los apoyos que necesita para derrotar a una fuerza de combate que es más veterana y está mejor equipada. Occidente empieza a darse cuenta de que no hace más que entregar armas a un puñado de señores de la guerra, repitiendo el error de Afganistán[1]. Turquía, que acogió ejemplarmente a los refugiados sirios cuando se pensaba que la guerra iba a ser corta, empieza a asustarse ante una presión demográfica cada vez mayor y, lo que es peor, de mucha mayor duración de la que esperaban, por no mencionar sus propios problemas internos[2]. Sólo Arabia Saudí y Qatar pueden sentirse cómodos en esta situación, porque para sus Gobiernos islámicos es tan aceptable establecer un régimen aliado como sencillamente convertir a los países enemigos en infiernos de puro caos, como ya hicieron contra el Afganistán prosoviético y más recientemente contra el Iraq de Saddam Hussein.

Por lo tanto, en el intrincado juego geopolítico que supone la verdadera guerra de Siria (donde muchas naciones, grupos e ideologías combaten usando este país como teatro de operaciones), los apoyos a los rebeldes están tan fragmentados y dispersos como ellos mismos, mientras que los del Baaz siguen firmes y cada vez más comprometidos. El escenario es muy favorable para los leales, pero esto no quiere decir que la guerra vaya a ser corta. El cambio consiste en que, muy posiblemente, entrará en una nueva fase en la que la iniciativa correrá casi exclusivamente a cargo de los partidarios de El-Assad, y los opositores se limitarán a resistir, quizá lanzando ocasionalmente alguna ofensiva o contraofensiva, pero de poco alcance. El equilibrio de fuerzas se romperá a favor de las tropas del Baaz y esto forzará a los rebeldes a disminuir su intensidad militar para establecerse en una guerra de guerrillas, seguramente abandonando posiciones desventajosas y replegándose hacia aquellas en que, bien por orografía, bien por facilidad para recibir suministros o por disfrutar de un mayor apoyo social, puedan defender mejor su terreno. En la medida en que los millones de grupos distintos sean capaces de replegarse a tiempo hacia posiciones ventajosas, sobrevivirán. Los que no encuentren un refugio seguro serán los primeros en caer frente al contraataque de los leales, pero los que lo hallen podrán continuar una guerra de baja intensidad frente al Gobierno durante varios años, quizá incluso décadas.

En este escenario, es posible suponer que una de las facciones más favorecidas y resistentes va a ser la de los kurdos, (de cuya importancia ya hablábamos hace un año en El factor kurdo en el conflicto sirio (31.7.12)) por dos factores: en primer lugar, son milicias que, a pesar de que tengan muy poco apoyo fuera del Kurdistán sirio (tampoco pretenden tenerlo), disfrutan de un gran apoyo dentro del mismo y además lo conocen bien, por lo que sus posibilidades de supervivencia aumentan. En segundo lugar, han recibido un gran apoyo en forma de armamento y entrenamiento de los kurdos turcos[3] y especialmente los iraquíes. Hablamos, por tanto, de grupos armados con conocimiento del terreno, con popularidad entre los suyos dentro y fuera de Siria, con entrenamiento y equipo suficiente y con bajo índice de desgaste, ya que no participan en acciones bélicas fuera de su territorio. Esto les da una posición ventajosa a la hora de negociar una mayor autonomía dentro de la Siria que surgirá tras la guerra, pero, dada la nula capacidad política que en general han tenido y tienen los kurdos, lo más normal sería que el Kurdistán sirio se convirtiera en una zona tan peligrosa e inestable como hasta hace poco lo era el Kurdistán turco.

Esto es, a nivel geopolítico, el primer efecto previsible de esta guerra. Pero no el más importante. La clave del conflicto, que es mantener (para unos) o romper (para otros) el arco chií, quedará presumiblemente en un punto muerto que no será útil a nadie. Aún cuando El-Assad gane la guerra, lo que a día de hoy es lo más probable salvo que algún evento imprevisto altere las fuerzas, no gobernará un país, sino un conjunto de territorios sobre los cuales tendrá, en algunos casos, control directo, y en otros, una vaga presencia o ninguna. La sociedad siria se ha roto ya más allá de lo que es posible recuperar en una generación o incluso dos. La desintegración social se verá agravada por las acciones de Arabia Saudí y Qatar, por un lado, e Irán por otro, y la inestabilidad será una constante en Siria al menos durante dos décadas, como lo es en el Iraq post-Baaz. Es por esto que ninguno habrá conseguido realmente su objetivo: los suníes no habrán destruido por completo el arco chií, y los chiíes, aunque habrán conseguido salvarlo, habrán perdido gran parte del control casi perfecto que tenían. La influencia de Irán y el poder de Hizbolá presumiblemente disminuirán, algo que favorecerá bastante a Israel, especialmente porque tampoco los suníes van a obtener un gran poder: la incapacidad para llenar el vacío de Siria, junto con la caída de los Hermanos Musulmanes en Egipto, hace que la luna creciente de los movimientos suníes mengüe.

En conclusión, los efectos principales que tendrá la guerra en Siria, si se desarrolla en la forma en que hasta ahora es previsible, serán: un mayor factor de tensión en el Kurdistán sirio, que intentará defender su autonomía por las armas apoyado por sus hermanos turcos y, especialmente, iraquíes; una ligera pérdida de influencia de Irán y de Hizbolá en el mundo árabe, que aún así será menor de lo que se esperaba hace un año; inestabilidad en Siria, alimentada por Arabia Saudí y Qatar, al menos por espacio de una década; y mayor paz para Israel, que pasados los sustos de la guerra de 2006 y la intervención en Gaza el pasado año (con el gran apoyo diplomático que obtuvo Hamas), verá como sus enemigos se ven forzados a reorganizarse y ocuparse de preocupaciones más inmediatas.

Francisco Rivas


[1] Vladimir Putin se apuntó un tanto cuando, en una rueda de prensa conjunta del G8 con Cameron, dijo respecto al vídeo del caníbal: “¿Ésta es la gente a la que queréis armar?”

[2] Sería interesante saber en qué medida, si es que lo ha hecho, ha enviado Siria agitadores que agravaran las protestas de la Plaza Taksim.

[3] El pueblo kurdo ha sido una constante arma arrojadiza entre los Gobiernos de Turquía y Siria, que se han enfrentado entre ellos a base de potenciar a las facciones armadas kurdas en los territorios del enemigo. De hecho, el inicio de las buenas relaciones entre Siria y Turquía dependió en su día de que El-Assad entregara a Ocalan, líder del PKK, a Turquía. A día de hoy, los líderes de uno del principal grupo kurdo opositor a Bashar El-Assad, la Unión Democrática de Siria, han sido recibidos por el Gobierno turco.





Londres, o la razón de la sinrazón (25.5.13)

25 05 2013

Fuente: noticias.terra.com.mx

Entre el ataque sufrido por un militar el pasado miércoles en Londres, perpetrado por nigerianos islamistas, y los cometidos por Mohamed Merah en Francia hace un año, existen bastantes similitudes, hasta el punto de poder reconocer en ambos el mismo patrón de comportamiento. Aunque el atentado de Londres fuera bastante más básico, en cierto modo ha conseguido mejor su objetivo. La comparativa entre los dos nos permitirá comprender qué perseguían estos asesinos, aparentemente simples dementes, y cuáles pueden ser sus consecuencias.

Hay que tener en cuenta que el terrorismo islámico suní no es un movimiento homogéneo o uniforme, excepto en el aspecto “doctrinal”. El nombre “Al Qaeda” (القعيدة), que significa literalmente “la base”, es tremendamente elocuente: más que una organización operativa y ejecutiva (aunque también cumple esa función), es una base ideológica y en cierto grado financiera y formativa de la que se nutren los diversos grupos terroristas que defienden la ideología suní[1], desde los poderosos Al-Shabaab o Boko Haram hasta las pequeñas células de Filipinas o Indonesia. También captan a individuos aislados que, sin unirse a ningún grupo, se radicalizan y se preparan para llevar a cabo ataques pequeños pero llenos de significado.

Esta operativa de lobos solitarios es especialmente útil en Europa, donde la actividad de células enteras difícilmente pasa inadvertida. Estos individuos no tienen por qué tener contacto con Al Qaida o sus misioneros o afiliados. De hecho, es raro que algún miembro de Al Qaida contacte directamente con estos individuos en proceso de radicalización. El adoctrinamiento Se hace en mezquitas, madrasas y, especialmente, a través de internet. A partir de ahí, la mayoría de los radicalizados no harán más que dejarse barba y no volver a beber alcohol, pero unos pocos deciden dar el paso y se convierten en terroristas.

No es necesario que los radicalizados se entrenen en campos de Al Qaeda. Merah lo hizo en Afganistán (y ya había recibido formación militar en el ejército francés), pero para atacar a sus objetivos no es imprescindible. Estos objetivos son aislados y desprotegidos, pero altamente simbólicos. Así como Merah mató a judíos y miembros del Ejército francés en situaciones imprevistas, en las cuales no podían defenderse, los terroristas de Londres han matado a un militar. Su ataque, mucho menos profesional que los de Merah, puede parecer y probablemente sea espontáneo, pero en modo alguno ha sido improvisado. Su mensaje, tanto el hecho en sí como la posterior “rueda de prensa” ante las cámaras de los transeúntes, era parte de un plan muy meditado.

Los asesinos de Londres han triunfado en aquello en que Merah fracasó. Estos ataques solitarios tienen una doble finalidad: fomentar la yihad ofreciendo un modelo a los radicales no activos, y transmitir un mensaje a Occidente. Los ataques de Merah podían ser inspiradores, pero eran demasiado profesionales y requerían un equipamiento en armas y defensas personales al que pocos pueden aspirar, siendo por tanto más difíciles de emular. Por el contrario, atropellar y degollar a un militar es algo que cualquier persona que haya alcanzado cierto grado de salvajismo puede hacer. La segunda parte, con todo, es mucho más importante: los terroristas no huyeron como Merah, sino que se quedaron en el lugar de los hechos, no atacaron a los transeúntes y hasta pidieron perdón a las mujeres por lo que habían visto. Al no atacar a los civiles tiñeron su atrocidad de resistencia política legítima dirigida únicamente contra una “casta” y no contra el pueblo en general, y adoptaron una retórica justificativa y victimista que algunos ciudadanos occidentales pueden hasta aceptar, haciendo ver que los culpables son el Ejército y el Gobierno británico por “oprimir” a los musulmanes, y no los locos que casi decapitan a un hombre en plena calle.

Hechos como éste demuestran que el terrorismo islámico no plantea batalla a Occidente en el terreno social o militar, sino en el campo ideológico, donde sabe que será más fuerte cuanto más débiles o acomplejados sean los valores occidentales. La clave de la política antiterrorista no es por tanto la prevención en el plano de la mera ejecución de los atentados, porque es imposible (nadie puede evitar que un demente asalte en un momento imprevisible a un militar y lo degüelle) y porque no resuelve el problema. Sólo un contra-mensaje que refuerce la identidad y valores occidentales, sin complejos y sin apriorismos ideológicos, puede ser eficaz para imposibilitar estas actuaciones, al negarles un campo sobre el que cultivar la sangre de los inocentes.

Francisco Rivas


[1] Los islamistas chiíes suelen ser más homogéneos y centralizados, en parte porque su propia fe, con la doctrina de la emulación como base central, lo favorece, y en parte porque en general dependen mucho más del patrocinio de Irán.





Llanto por Iraq (II)

19 05 2013

Hemos visto en el anterior estudio por qué la entrada de Estados Unidos en Iraq desató un caos de tensiones que llevaban muchas décadas soterradas. En esta segunda parte analizaremos cómo se ha desarrollado ese caos y en qué medida ha afectado a los cuatro grupos más importantes del país: los suníes, los chiíes, los kurdos y los cristianos.

Como ya hemos dicho, el desmantelamiento del ejército iraquí fue una medida política suicida tomada por el Gobernador estadounidense Paul Bremer. La insurrección que se propagó como fuego por toda Iraq se vio agravada por otros dos sucesos que le llevaron a la guerra civil. En primer lugar, se celebraron elecciones constituyentes en diciembre de 2005, elecciones que ganaron los chiíes. La nueva constitución desmembró, por influencia estadounidense, las distintas regiones[1] que componen Iraq en un estado federal, y en concreto la Región del Kurdistán[2] obtuvo una cuasi independencia de facto. En segundo lugar, Saddam Hussein fue juzgado y ejecutado en diciembre de 2006. Este desenlace era algo previsible, pero hay que tener en cuenta que el Tribunal que juzgó al dictador estaba formado únicamente por kurdos. Es decir, eran juez y parte, por lo que todo el proceso no fue más que una mascarada.

Para entonces, la guerra ya había estallado. Se suele señalar como detonante precisamente la victoria de los chiíes en las elecciones, o el atentado en el santuario chií de Samarra, perpetrado por Al-Qaeda en Mesopotamia. Esta fue la primera “franquicia territorial”, creada por Al-Qaeda al margen del núcleo operativo en Afganistán y Pakistán[3] en 2004, y liderada por el jordano Al-Zarqawi. Aunque al-Zarqawi fue ejecutado en junio de 2006, ya había declarado la guerra a los chiíes e iniciado las matanzas en sus ciudades santas en Iraq. Los chiíes tampoco se quedaron quietos: varias milicias como el Hizbolá iraquí o, más importantes, las milicias Badr (el ala armada del Consejo Islámico Supremo de Iraq) y el Ejército del Mahdi, capitaneado por Muqtada al-Sadr (clérigo perteneciente a una larga estirpe de religiosos opositores a Saddam)  se enfrentaron a los suníes en un enfrentamiento sectario que sólo en 2006 se cobró cerca de veinte mil vidas.

Iraq se había convertido en el mismo campo de batalla que había sido durante gran parte de su historia moderna. Arabia Saudí[4] y los Estados del Golfo bregaban por contener el poder y la influencia de Irán, que jugaba a un doble juego: por un lado, extender su dominio, siquiera fuera cultural y religioso, en una tierra que ya le era suficientemente afín; por otro, evitar como fuera una existencia pacífica a Estados Unidos en el país, evitando que se asentara y pudiera tener bases demasiado cerca de sus fronteras. El país quedó partido. Muchos ciudadanos iraquíes me han comentado que, en los tiempos de Saddam, nadie les preguntaba qué religión profesaban. De pronto, eso se convirtió en un factor decisivo para vivir o morir. Los barrios predominantemente suníes de Bagdad se vaciaron de chiíes, y viceversa. Se levantaron muros entre vecindarios que antes habían convivido con toda naturalidad. El Ejército del Mahdi salió en tromba de las chabolas de Ciudad Sadr y se hizo con el control de la orilla este de la capital, y sus hombres vestidos de negro patrullaban la antiquísima Universidad de Mustansiriya, fundada por el Califa Mustansir en el siglo XIII. Los suníes se hicieron fuertes en la zona oeste. Aunque a día de hoy siguen teniendo cierta mezcolanza, las líneas sectarias son mucho más fuertes que con el Baath.

Se suele marcar el año 2008 como el final de la guerra sectaria, y esto por varios factores: en primer lugar, se organizó un contraataque intensivo y eficaz por parte de los ejércitos iraquí (recién restablecido), estadounidense y británico, que contuvo en gran medida los atentados y tuvo éxitos notables como arrebatar Basora al Ejército del Mahdi; en segundo lugar, Irán aflojó la presión, viendo que su estrategia de “caos controlado” se descontrolaba; en tercer lugar, y en consonancia con esta política, Muqtada al-Sadr decretó un alto el fuego en septiembre de 2007.

Iraq ha sobrevivido a la guerra, pero ahora se enfrenta a los horrores invisibles de la paz, habida cuenta de que se trata de una paz por desgaste y no por reconciliación. Los iraquíes cuentan que su país ha quedado de facto dividido en tres países: shiastán, sunistán y el Kurdistán. Los cristianos sueñan con un masihistán[5] que saben que nunca va a llegar.

El shiastán está formado por las provincias sureñas y orientales, más cercanas a Irán. No se sabe con certeza cuántos iraquíes son chiíes, pero todas las estadísticas coinciden en que, si no son una mayoría absoluta, al menos sí lo son relativa. No hay que olvidar que Iraq es el santuario del chiísmo: su leyenda comienza en Kerbala con la derrota de Hussein en el 680 AD, y diez de los doce imanes están enterrados en Iraq. Ciudades como la propia Kerbala, Najaf o Samarra son sagradas para todos los chiíes y desde tiempo inmemorial concentran peregrinaciones que vienen no sólo desde Irán, sino desde el Líbano y hasta de Pakistán y la India. El ascenso al poder de Nuri Al-Maliki, chií del Dawa y exiliado en Irán, y su controvertida reelección en 2010 han cimentado un poder que se define a sí mismo como chií antes que como iraquí[6]. Muchos analistas alertan de la amenaza que supone esto, viendo al nuevo Iraq como una marioneta en manos de Irán. Es cierto que existe mucha influencia iraní en el país (en un restaurante, viendo que mi árabe no era nativo, automáticamente me catalogaron como iraní), pero en política no se deja sentir tanto por el gran peso que tiene el Consejo Islámico Supremo de Iraq, de corte bastante nacionalista y arabista.

El sunistán se compone de las provincias centrales del país, y las más cercanas a Arabia Saudí y Jordania, que son también las que históricamente han estado bajo dominio Otomano. Los suníes han crecido con una retórica baathista según la cual había que contener a los chiíes, peligrosos aliados de Irán, y aún recuerdan que no pocos chiíes iraquíes combatieron al lado de sus correligionarios persas en la guerra de 1980-1988. Aunque la oposición del Baath frente al chiísmo era secularizadora-socialista antes que religiosa, la nueva retórica procedente de Arabia Saudí y Qatar ha envenenado el Islam suní de wahabismo. Los iraquíes me dicen que antes de caer Saddam era prácticamente imposible ver salafistas en las calles, que ahora controlan en ciudades como Mosul, una especie de Kandahar iraquí. La sharia más salvaje se ha impuesto en lo que antes era incluso un gran centro cristiano. Conocí a un cristiano ortodoxo que me dijo que había aguantado en Mosul el tiempo necesario para que su hijo terminara la carrera, y después se marcharon, dejando atrás incluso una casa de tres plantas recientemente reconstruida. También suelo acudir en Erbil al restaurante de una cristiana que se ve forzada a llevar hijab porque cuando estaba en Mosul secuestraron a su hijo y, aparte del pago del rescate, le obligaron a vestirse como una musulmana. Ninguno ha vuelto jamás a Mosul. Allí no hay lugar para nadie que no sea un wahabita.

El Kurdistán es la única zona de Iraq que conozco, porque es el único lugar al que puede acceder un europeo sin hacer cabriolas para conseguir un visado. Lo dan en el aeropuerto (de Erbil o Suleimanya) y no es estrictamente un visado, sino un permiso de residencia en el Kurdistán por quince días. Que el Gobierno del Kurdistán sea capaz de emitir seudovisados indica ya el alto grado de independencia que han adquirido respecto al Gobierno central de Bagdad, independencia patrocinada por sus aliados estadounidenses y financiada por los turcos, que están invirtiendo millones y millones de dólares en el Kurdistán iraquí con la esperanza de que los kurdos turcos emigren allí y dejen de suponer un problema para Ankara. Las riquezas de esta Región son gigantescas[7], pero los kurdos están gestionando muy mal su independencia, con constantes choques con el Gobierno árabe de Bagdad. En un taxi al que subí con mi acompañante árabe (yo me hacía pasar por argelino para que no nos cobraran una cantidad despiadada), el taxista, kurdo, comenzó a decir que ellos habían acabado con Saddam y que todo el petróleo de Iraq era suyo. En otra ocasión, una patrulla de peshmergas detuvo el coche en que viajaba con mis acompañantes, al ver que llevaba matrícula de Bagdad. Nos cachearon y levantaron el coche de arriba abajo, y al final nos dejaron marchar. Mis acompañantes me aseguraron que el hecho de que yo fuera con ellos había suavizado las cosas, pero que de no ser por eso la cosa podía haber acabado en detención por traficar armas a través de la cercana frontera con Irán. Aunque no hubieran encontrado armas en el coche.

Los cristianos en Iraq representaban en tiempos de Saddam un 4% de la población, con cerca de un millón de almas. Eran una de las mayores comunidades cristianas de Oriente Medio, sólo detrás de Egipto y el Líbano. No obstante, tras la caída del Baath[8] se vieron atrapados en el caos resultante, donde tanto chiíes como suníes les consideraban aliados de los “Cruzados” estadounidenses (todavía no he encontrado a un solo cristiano iraquí que apoye lo que Estados Unidos hizo en su país). El éxodo masivo de cristianos que se ha dado desde entonces ha sido brutal: de un millón han pasado a ser apenas trescientos mil, lo que supone, en términos porcentuales, una de las mayores diásporas de la Historia del Cristianismo. El seminario caldeo, que antes estaba en Bagdad, tuvo que ser trasladado al Kurdistán después de que asesinaran a su rector. También el Obispo de Mosul, Monseñor Paulus Farah Raho, fue asesinado en 2008, siguiendo al sacerdote Ragheed Gani, que había sido martirizado en la misma ciudad tras negarse a convertirse al Islam. El ataque más sanguinario tuvo lugar el 31 de octubre de 2010, en la iglesia católica de Nuestra Señora del Auxilio, en Bagdad. Allí, los terroristas suníes de Ansar Al-Sunna, aliados con Al-Qaeda en Mesopotamia, entraron durante la Santa Misa y martirizaron a los sacerdotes Waseem y Thaer y a 51 fieles, entre ellos una mujer embarazada y un niño de corta edad cuyos llantos su madre no podía detener.

Iraq ha sobrevivido a duras penas a su guerra, pero cada día es más improbable que sobreviva a su paz. El país se ha reestructurado en base a fronteras étnicas y religiosas, mucho más fuertes que las políticas, y la desconfianza mutua ha quebrado todo atisbo de cohesión nacional. En un país tan inmensamente rico en recursos como es Iraq, esta desconfianza es muy beneficiosa para los poderes cercanos, llámense Turquía, Irán o Arabia Saudí, quienes no están dispuestos a facilitar un acercamiento de posturas que pueda llevar al resurgimiento de un Iraq fuerte.

Cuando iba a salir del país, me detuve para fumar un cigarro antes de pasar el primero de los interminables controles de seguridad del aeropuerto. Allí vi cómo un grupo de hombres y mujeres, quienes llevaban todo cubierto salvo los ojos, se despedían llorando. Los jóvenes se marchaban, y los ancianos lloraban su pérdida, pues sabían que probablemente no volverían a verlos nunca. Para muchas personas, el exilio es la única posibilidad de vivir una vida parecida a la que tuvieron antes de la entrada de Estados Unidos, hace ya diez años.

Francisco Rivas
Este artículo es la continuación de Llanto por Iraq (I)


[1] Estrictamente hablando son “Gobernaciones”, محافظات

[2] Compuesta por las provincias de Erbil, Duhok y Suleimanya

[3] Les segurían Al-Qaeda en el Magreb Islámico, creada en 2006 a partir del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, y Al-Qaeda en la Península Arábiga, creada en 2009 a través de sus bases en Yemen.

[4] Se calcula que, tras los libios, los saudíes fueron el grupo más numeroso en acudir a la “Guerra Santa” en Iraq.

[5] La palabra árabe para “cristiano” es “mesihy” (مسيحي), que a su vez viene de “Messih”, Mesías. Es decir, aquellos que creen que el Mesías ya ha llegado.

[6] Nuri Al-Maliki dijo en una entrevista que él era “chií, árabe, iraquí y del Dawa”, dejando bien claras sus afiliaciones y el orden de importancia que ocupan en su mente.

[7] Un ingeniero petrolífero venezolano que trabaja allí me aseguró que sólo el 10% del petróleo del Kurdistán está siendo extraído.

[8] Fundado por un cristiano sirio, Michael Aflaq.





Llanto por Iraq (I)

27 04 2013

Fuente: myfilm.com

En el mes de marzo se cumplieron diez años desde la entrada de las tropas internacionales, lideradas por Estados Unidos, en Iraq. Las consecuencias de su actuación no se han limitado a derrocar a Saddam Hussein, sino que han reestructurado de forma decisiva el panorama geopolítico de la región, han desatado fuerzas que durante el gobierno del Baath habían quedado apagadas y que arrojaron al país a una sangrienta guerra civil, han alterado el propio orden político interno de Iraq y su división territorial y económica y han provocado una de las persecuciones más despiadadas que la Historia registra contra los cristianos. En general, la intervención estadounidense en Iraq ha sido un fracaso de colosal magnitud, tanto que resulta imposible creer que nadie supiera qué se iban a encontrar realmente en el País de los Dos Ríos.

No es posible comprender realmente lo que ha sucedido allí si no encuadramos estos diez años de pesadilla en un marco temporal más amplio. En este estudio intentaremos explicar cuáles han sido los hechos que, durante décadas, han desembocado en esta situación, y cuál es su previsible futuro. Si bien lo procedente habría sido publicarlo en marzo, de forma que coincidiera plenamente con la efeméride, este redactor ha estado de viaje en Iraq en abril por tercera vez, por lo que su relato ahora puede ser más veraz.

La tragedia de Iraq comienza, como muchas otras tragedias en la región, con el nacimiento de la República Islámica de Irán. Mucho se ha dicho ya en esta Asociación sobre cómo la ascensión al poder de los clérigos chiíes sacudió la geopolítica del Gran Oriente Medio[1] e hizo saltar por los aires todos los esquemas existentes, forzando un nuevo replanteamiento. Para el caso que nos ocupa, diremos que la acción conjunta de Estados Unidos y de la Familia Saud, guardianes de los lugares sagrados del Islam y por tanto defensores de la ortodoxia musulmana[2] frente a la herejía chií se centró en dos frentes: por el Este, armaron y entrenaron a hordas de muyahidines en Pakistán a los que luego lanzaron contra los soviéticos y, no menos importante, a implantar un bastión de suníes radicales que cerrara Irán; y, por el Oeste, lanzaron al suní, aunque socialista, Saddam Hussein contra Irán.

Saddam tenía muchas razones para querer ir a la guerra contra Irán. En primer lugar, había visto con temor cómo un Gobierno clerical chií se imponía en el país vecino, dando un modelo a los propios chiíes de su país, que eran y siguen siendo una ligera mayoría, para derrocar su Gobierno baathista. En segundo lugar, ambicionaba los recursos petrolíferos de la zona del Jozestán, fronteriza con Iraq y en la que la mayoría de sus habitantes eran suníes y de habla árabe, por lo que suponía (erróneamente) que le apoyarían frente a Jomeini. Además, el Gran Ayatola había purgado a muchos oficiales del ejército bajo la sospecha de ser adictos al sha, por lo que, al igual que Hitler hizo cuando Stalin masacró a su propio ejército, Hussein consideró que era hora de atacar Irán.

No obstante, seguía teniendo su propia agenda. Iraq estaba desarrollando, con ayuda de Francia, armamento nuclear en su central de Osiraq. Israel, alarmado por la posibilidad de que uno de sus enemigos más encarnizados pudiera adquirir armas atómicas, atacó la central. El golpe fue bueno, pero no perfecto. Osiraq, a pesar de estar construido al aire libre[3], no fue destruido. Apenas se retrasó su funcionamiento diez años.

La guerra entre Iraq e Irán terminó, debido principalmente a las presiones de las superpotencias al ver cómo el Golfo Pérsico, por donde fluye más de la tercera parte del petróleo del mundo, se convertía en un lugar cada vez más peligroso. Lo que no cayó en el olvido fue el peligro de Osiraq. Diez años después de 1981 nos sitúan en 1991: Tormenta del Desierto. Iraq, que había contraído unas deudas inmensas con Arabia Saudí y Kuwait para financiar la guerra contra Irán, decidió condonarlas por las bravas: alentados por Estados Unidos, que les prometieron que no atacarían, invadieron Kuwait, no sólo para evitar el pago de deudas a este país, sino también para enviar un mensaje a Arabia Saudí. Cuando los estadounidenses atacaron y el Beato Juan Pablo II denunció tal operación, los periódicos estadounidenses, controlados muchos de ellos por judíos, comenzaron a destapar escándalos de pederastia en la Iglesia Católica.

Los estadounidenses entraron en Iraq y derrotaron a Saddam Hussein, si bien no lo derrocaron. Siguió en el Gobierno y esto llevó a la matanza de muchos kurdos que se habían alzado contra Saddam cuando llegaron los estadounidenses, así como de muchos chiíes que hicieron lo mismo. Estas dos represalias contribuyeron a forjar la mitología del martirio que los dos grupos ya de por sí tienen muy arraigada en su ideario colectivo, lo que explica decisivamente lo que ha venido después.

La situación volvió a la normalidad y todo parecía que iba a quedar estable. La Unión Soviética se había hundido y Estados Unidos ya no tenía a nadie que pudiera hacerle sombra. Tampoco tenía que preocuparse de la influencia rusa sobre Asia Central y desde ahí, potencialmente, hasta los mares cálidos, por lo que Afganistán fue abandonado a su suerte cuando los muyahidines tomaron el control y después los talibán, los vástagos de Arabia Saudí, lo esclavizaban bajo un régimen de terror innombrable, pero que servía para contener a Irán. Iraq estaba debilitado, la larga guerra en el Líbano había terminado y aunque seguía habiendo contiendas menores (Nagorno-Karabaj), nada amenazaba el statu quo.

Entonces cayeron las Torres Gemelas, y Estados Unidos declaró una más que justa Guerra contra el Terror. Pero, a la hora de ejecutarla, pareció volverse loco. Todo el plan que habían trazado para atenazar a Irán fue destruido por ellos mismos cuando entraron en Afganistán y, dos años más tarde, en Iraq. Los muros que había contenido la influencia persa fueron destruidos por los mismos que las erigieron, e Irán se sintió libre, libre para dirigirse principalmente al Oeste, donde fortificó a Hezbolá y la lanzó contra Israel en 2006 (sin que, por primera vez en su historia, el Estado Judío obtuviera una victoria rotunda) y convirtió Iraq en un infierno.

En realidad, los propios estadounidenses ya se habían encargado de convertirlo en el peor desastre geopolítico desde la caída del Imperio Austro-Húngaro. No es necesario que recordemos la justificación que se dio a la guerra, justificación errónea y que sólo encubría una única verdad. Ciudadanos iraquíes me han contado, serenos pero con un tapiz de rabia e impotencia en el fondo de su mirada, cómo los helicópteros estadounidenses descendían sistemáticamente sobre el Banco Central iraquí, la Cámara de Comercio de Bagdad, etc… y las saqueaban. Cuando Paul Bremer llegó para hacerse cargo del país, su primera medida ya fue peor que pegarse un tiro en el pie: desmanteló el ejército. Es decir, dejó a cientos de miles de personas, cuya única educación era disparar y su único medio de subsistencia era su arma, en el paro.

Esto es ya de por sí un suicidio en cualquier nación, incluso en una occidental. Pero en el caso de Iraq se daban dos factores especialmente temibles. En primer lugar, es necesario tener en cuenta que el concepto de Estado-Nación no ha calado en el Oriente Medio como ha calado en Occidente. Los ejércitos no son ejércitos nacionales, sino tropas al mando de un Gobierno y que salvo en raras y honrosas excepciones (Túnez, por ejemplo) no están ahí para defender a su pueblo, sino a quien les paga. En segundo lugar, Iraq es y ha sido siempre un polvorín. La misma lucha religiosa que vivimos ahora entre Irán y Arabia Saudí se reprodujo anteriormente durante siglos entre el Imperio Otomano y el Safavida de Persia, y el campo de batalla fue Iraq. Estamos hablando de un país partido, al que Saddam Hussein había dado una cierta cohesión nacional usando a partes iguales la represión y la referencia a un pasado pre-islámico (Babilonia, Caldea) del que todos pudieran sentirse descendientes, pero que, cuando el muro de contención del Baath saltó por los aires, se convirtió en el país más ingobernable de la tierra.

Lo aún que queda por contar es la peor parte de la historia, y por razones de extensión la dejaremos para ser publicada en breve. Hemos visto por ahora cómo se forjó la situación actual de Iraq. En la siguiente publicación comentaremos cómo se ha desenvuelto esta situación, los condicionantes que ha tenido, y el futuro que se atisba.

Francisco Rivas


[1] Que comprende, además de lo que se entiende como el Oriente Medio normal, al propio Irán, Afganistán y Pakistán.

[2] Aunque estén aliados con el movimiento wahabita, que es considerado herético por muchas escuelas de jurisprudencia suníes.

[3] De lo que tomaron buena nota los iraníes, que construyen ahora sus centrales nucleares bajo tierra y por tanto dificultan enormemente el tantas veces anunciado ataque judío.





Recomendaciones checoslovacas

10 03 2013

Morsi-BarrosoAFP.preview

El lector puede quedarse al principio perplejo, sino algo anonadado, por semejante y curioso título para el estudio de esta semana, pero es que como pasa todos los años, viene la primavera. La flora va recuperando su bello color y la fauna busca, digamos, continuar su especie. Se sirve, por tanto, de épocas anteriores para seguir su proceso de supervivencia. Y es que la “primavera árabe” (pese a que su nombre merezca alguna crítica del ámbito étnico-geográfico-religioso, entre otras cosas) no es indiferente tampoco a lo que haya pasado, en términos políticos, en la historia.

A pesar de este necesario ciclo de la vida, a veces en la vida real, nuestras expectativas se quedan cortas. Quedaros con esto: no siempre florece después de una “primavera”. Recordemos los trágicos sucesos de la “Primavera de Praga” de 1968, donde el intento de convertir una dictadura socialista en un “socialismo liberal con rostro humano” quedó aniquilada por tropas soviéticas, como mandaba el pacto de Varsovia de 1955 según el principio, denominado “solidaridad socialista”.

El florecimiento democrático de esta “primavera” tan tardía no llegaría hasta 1989 cuando la caída del Muro de Berlín provocó una verdadera ola de protestas por todo el bloque del anteriormente mencionado pacto. Checoslovaquia dejo de lado su experiencia como estado satélite y se puso manos a la obra hacia una transición que resultaría complicada pero que serviría como ejemplo de buenas prácticas para futuras transiciones democráticas, como la “Primavera árabe”, en el futuro. Gracias al informe del think tank español FRIDE, GIN Revista tiene el placer de difundir las ideas más importantes de buenas prácticas en Checoslovaquia para que puedan servir en Oriente Medio y el Norte de África (OMNA). Esto debe servir como un ejemplo europeo para apoyar al OMNA.

Pero antes hay que tener en cuenta las posibles diferencias entre la transición checoslovaca y la “Primavera árabe”. Entre las más destacables cabe mencionar que Occidente en el caso de las transiciones árabes ha demostrado cierta reticencia hacia la concesión de mayores ventajas institucionales con respecto a estos países, i.e. facilitar movilidad de personas y de bienes y de servicios. Esto dificulta la integración del OMNA consigo misma y con Europa. Las estrategias de donaciones y de asistencia a los países árabes se asemejan a las ya existentes antes de la revolución. Además en Checoslovaquia, pese al férreo control del gobierno, se realizaba apoyo a la sociedad civil y los extranjeros se ganaron la confianza, en gran parte, de la población. Por esta razón, existe una misma reticencia de aceptar por parte de los ciudadanos en el OMNA el tutelaje occidental. Esto fomenta el populismo y sentimientos antioccidentales en la región. Aquí se tendría que cambiar el acercamiento hacia estos países, cambiando el ya inusitado paradigma de “receptor-emisor de ayuda”  a uno más acorde con nuestros tiempos (peer-to-peer approach, con palabras de la ONG prodemocrática International IDEA). El empoderamiento de estos países sobre sus propias decisiones es esencial. Hay que tener en cuenta la complicación que supuso en el mismo la escisión por parte de Eslovaquia y que por este elemento no se asemeja a el OMNA.

En Checoslovaquia, salvo casos aparentemente excepcionales, la recepción de ayuda extranjera estuvo bien vista por parte de la población y de los gobiernos en transición, lo cual difiere mucho de la realidad de la OMNA. Esto es algo que hay que cambiar cuanto antes. Durante la transición, se pueden distinguir tres periodos:

1. Después del cambio de régimen 1989-1993

Destacó la débil represión policial, que pudo llevar a discusiones entre los representantes de los nuevos movimientos políticos y aquellos de la vieja élite. Esto a su vez desencadenó unos resultados muy rápidos, como el fin del monopolio del partido comunista y la amnistía a prisioneros políticos, en el proceso de transición (en este caso, se tardó tan solo siete meses en llamar a los ciudadanos a las urnas desde la última represión policial perpetuada por el gobierno comunista en noviembre de 1989). En un tiempo relativamente corto de tiempo, se realizaron muchas reformas, evitando cualquier posible tensión social.

Como ya se ha mencionado con anterioridad, la intervención extranjera estuvo generalmente bien vista. Aquellos que fueron más escépticos revelan que tuvieron dudas de las buenas intenciones de los donantes y que algunos de estos consultores extranjeros mostraban una actitud arrogante y despectiva con respecto a la población local, no mostrando ningún interés por la situación específica del país y haciendo su trabajo con ideas preconcebidas. Estos últimos elementos hay que resaltarlos porque en el OMNA existe un peligro aún mayor de que esto ocurra debido a las mayores diferencias culturales que pudiera haber entre ambas partes.

Como ya se ha mencionado, en el caso específico de Checoslovaquia se presenta la particular dificultad en este periodo de transición que el país se partió en dos y sin proceso de consulta.

Otro punto de buenas prácticas en este antiguo país es que antes de la transición los extranjeros ya apoyaban a grupos disidentes. Ahora en el MENA es más difícil intervenir debido a que en muchos casos la UE se ha mostrado reticente de apoyar a este tipo de grupos en la región o que su acción ha demostrado ser insuficiente. Como consecuencia, la sociedad civil del MENA se puede mostrar escéptica a la ayuda considerada como “tardía” por parte de Occidente.

La intervención extranjera en el país fue no sólo fuente de financiación (a través de un core funding extensivo) sino también sirvió como fuente de inspiración para la reforma (gracias al aporte de know-how a la transición). Gracias a todo esto, se pudo realizar muchas iniciativas.

A medida que se fue formando el gobierno y hasta hoy día, este último se mostraría cada vez menos solidario y más escépticos al no favorecer como antes el apoyo extranjero a instituciones de la sociedad civil (pese a que ellos sí recibieran grandes cuantías de los mismos). Esto merece un toque de atención y no se debe permitir en las transiciones en el MENA.

Václav Havel, primer presidente checoslovaco y luego checo, revelaba que la importancia que tiene la amplia participación pública en la salud de un país, que la sociedad civil es el bastión principal de la democracia y que también es la mayor defensa contra cualquier intento de usurpación de poder.

2. Meciarismo en Eslovaquia (1994-1998) y los “agentes de Soros”

La república checa se caracteriza por tener una transición suave hacia la democracia, pese a que Eslovaquia tuviera una un poco más difícil, debido al gobierno autoritario de Vladimir Meciar. En su gobierno se perpetraban abusos en términos de derechos políticos y civiles, existía un amplio control del estado sobre la dimensión pública del país y se mostraba represivo y retórico. Se restringía por tanto la crítica pública hacia el gobierno y se mantenían leyes (e.g. sobre fundaciones) restrictivas.

Las elecciones en 1998 fueron un éxito debido a la puesta en común de recursos con instituciones de las sociedades civiles que no eran partidos políticos y al apoyo a la campaña a favor de la movilización electoral. Permitió también la realización de workshops, debates públicos y conciertos, que permitió aumentar la sensibilización de la juventud y que produjo un alto índice de participación electoral.

3. Periodo pos-2004: incertidumbre y desilusión

Las “experiencias transicionales” de la república Checa y de Eslovaquia se utilizan como instrumento para aplicar en otros países y a estos países se les considera haber superado el periodo de transición. Esto fue una ilusión, pues pese a haber superado la transición, tendría que haber habido un mayor y prolongado seguimiento para comprobar el adecuado funcionamiento democrático. Muchas ONGs movieron sus actividades a otros países en Europa del Este o en los Balcanes (en menor medida el OMNA como “asistentes a transformaciones”.

A partir del 2004, año por el cual ambos países forman parte de la Unión Europea, los dos países dependerán en mayor parte de fondos de la UE. Los programas a favor de la democracia y de los derechos humanos sufrieron debido a la falta de flexibilidad y accesibilidad a estos fondos. Este problema es mayor que el de la corrupción o el de la manipulación política. Otros problemas, como el insuficiente pago por adelantado para realizar actividades o el tardío anuncio de publicación de fondos de la UE, tienen que solucionarse cuanto antes.

A su vez la oferta interna de fondos para instituciones de la sociedad civil no cubría la enorme demanda de fondos y los mecanismos domésticos están insuficientemente desarrollados. Programas y proyectos a largo plazo fueron diezmados como consecuencia de lo último. Pese a seguir existiendo mecanismos extranjeros de fondos, resultan ser muy competitivos debido a la descompensación entre la demanda y oferta. Hay actividades esenciales de salvaguarda democrática que dependen de donaciones extranjeras. Actividades para la defensa de los derechos humanos y de medidas a favor de la transparencia están insuficientemente consideradas y se debería explicar a la sociedad la necesidad e importancia de tales mecanismos. Además, se tendría que implementar un esquema apropiado de financiación para instituciones de la sociedad civil. En el OMNA, esto pondría en peligro el seguimiento del proceso democrático, que como bien sabemos es continuo y no acaba nunca.

Para concluir y tras plasmar las ideas principales, uno es consciente de ciertos principios lógicos que permiten una transición pacífica pero a su vez efectiva. La mayor dificultad, sin ninguna duda, es la siguiente: antes de aplicar estos principios a la vida real, se tiene que tener en cuenta la realidad social, económica, cultural y política del país para poder adaptar estos buenos principios a estos países. Estos países, donde el sol radia con mayor intensidad que nunca, sobre la gran superficie que cubre esta “primavera” en tan plena y resplandeciente flor.

Cecilio Oviedo

Referencias:

- Dictionary of International Relations, Penguin Reference (1998)

- How governments work, DK (2006)

- Informe FRIDE: Foreign Democracy Assistance in the Czech and Slovak Transitions (2013)

Fuente foto: Atlantic Council Organization





Las extrañas amistades de Faraón (26.2.13)

26 02 2013

A principios de este mes se produjo una reunión que podría catalogarse, cuanto menos, de imprevisible: Muhammad Mursi, Mahmud Ahmadinejadh y Abdullah Gul se reunieron en El Cairo para tratar sobre la crisis siria. Por si esto fuera poco (se trata del primer Presidente iraní que visita Egipto desde que ambas naciones rompieran sus relaciones diplomáticas en 1979), más sorprendente aún fue la posterior visita que Ahmadinejadh hizo a Ahmed al-Tayyeb, líder de la mezquita de El-Azhar y, por tanto, uno de los máximos dirigentes del Islam suní.

Ya es de por sí representativa la conjunción de las tres ramas “étnicas” o culturales más importantes del Islam, la turca, árabe y persa; también es interesante ver la representación de las tres formas de entender el Gobierno que representan la República laica de Turquía, la República Islámica fundada en el Imanato chií y, aunque encubierta y débil, la nostalgia del Califato que representan los Hermanos Musulmanes. Desde luego, el encuentro era mucho más que una de las constantes, y en gran medida estériles, cumbres para tratar de resolver el sangriento laberinto sirio, aunque a través de éste se pueden desentrañar muchas de sus claves.

Para Irán, acercarse al emergente mundo de la Hermandad Musulmana es algo imperativo. Ya hemos abordado en anteriores estudios cómo la Primavera Árabe ha supuesto, al menos en el Oriente Próximo, la ascensión del Islam suní en detrimento de un Islam chií que hasta entonces había sido mucho más enérgico. La rebelión en Bahréin ha fracasado[1], Hizbolá ha pasado de ser un estandarte de la liberación árabe a una vil marioneta en manos de un carnicero para gran parte de la opinión pública, y Siria cada vez se parece menos a un país y más a los peores años del Líbano o Iraq. En este contexto, la legitimidad de Irán se desmorona, y también su influencia, influencia que necesitan mantener a toda costa en un entorno que le es esencialmente hostil. A los persas no les queda más remedio que tratar con el enemigo para salvar su posición, que en primer lugar pasa por salvar a Siria. A estas alturas, Irán estaría probablemente dispuesto a aceptar una Siria sin El-Assad. Quizá incluso estuviera dispuesto a asumir la pérdida de poder de los alawíes, secta religiosamente más cercana al chiísmo que al Islam suní. Pero no puede permitirse ni la caída del Baaz, ni la desintegración del país en una miríada de milicias sin más ideología que el pillaje, como ya está sucediendo. Cuanto más tiempo pasa, más probabilidades hay de que el control sea irrecuperable, y que el vacío de poder sea llenado por estas milicias o, quizá peor para Irán, por una versión mediterránea de los talibán.

Es por esto que los persas necesitan acercarse a los Hermanos Musulmanes, una de las pocas organizaciones que mantienen una relativa coherencia y estructura en el infierno en que se ha convertido siria, uno de los pocos actores que aún tiene suficiente envergadura como para ejercer una mínima influencia en el país. La pregunta entonces es, ¿qué ganan los Hermanos con esto? ¿Por qué Mursi recibe a Ahmadinejadh?

La cuestión aquí es más compleja, porque requiere por parte del Gobierno egipcio un equilibrio que es difícil de mantener, y los movimientos del Gobierno tras su victoria política en Gaza demuestran que no es muy ducho midiendo los tiempos políticos. En efecto, tras las revueltas por el intento de Mursi de convertirse en Faraón en lugar de Faraón, los Hermanos Musulmanes egipcios también necesitan una fuente importante de legitimidad frente a una sociedad y un entorno que ha visto cómo revelaban sus cartas, nefastas para la sociedad egipcia, demasiado pronto. Egipto siempre ha intentado (y en gran medida conseguido) convertirse en un líder regional, desde los tiempos de Nasser, y ejercer influencia en los países de su entorno. Para ello, la oportunidad de ser el puente de diálogo con la eternamente odiada pero imposible de obviar República Islámica es demasiado tentadora. Si los Hermanos Musulmanes consiguieran mantener el equilibrio de, siendo un movimiento suní, servir de enlace entre los suníes más estrictos que ellos[2] y los chiíes, ganaría un poder a nivel internacional que podría servir tanto para suavizar las tensiones internas como para aumentar su poder externo.

Pero, insistimos, este es un juego peligroso. No hay que olvidar que el precario Gobierno de los Hermanos Musulmanes se fundamenta en una alianza con los salafistas, menos dados a juegos políticos con el enemigo chií. También depende mucho de Arabia Saudí, a nivel energético[3] e igualmente a nivel político, dado que la Casa Saud ha visto con relativo recelo un ascenso revolucionario que podría contagiarse a sus tierras, a pesar de la unión religiosa[4]. Está por ver la dirección que toma esta extraña amistad de Faraón, caso de que continuara, pero si la gestiona con la misma falta de habilidad que ha mostrado hasta ahora puede acabar por introducir un nuevo factor de tensión en un Egipto que ha tardado menos en desconfiar de él que de Mubarak.

Francisco Rivas


[1] Ahmed Al-Tayyeb, haciendo gala de una doble moral alarmante, le pidió a Ahmadinejadh en su visita a El-Azhar que no se inmiscuyera en los “derechos” de la monarquía absoluta suní que gobierna la isla.

[2] Principalmente los saudíes, cuyo Príncipe Heredero y Ministro de Defensa, Salman bin Abdulaziz, no acudió a la reunión de que hablamos.

[3] Era el principal suministrador de petróleo de Egipto en el año 2009, último del que se tienen datos, según COMTRADE.

[4] Que tampoco es plena dado que los saudíes son wahabitas, herejes para algunos suníes más ortodoxos.








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 736 seguidores